El Misticismo |#MartynLloyd-Jones

El Misticismo

Martyn Lloyd-Jones

“Y nuestra comunión verdadera es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo” 1 Juan 1: 3

Hemos visto juntos que este es en realidad el gran ofrecimiento del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Es lo más importante que nos ofrece, lo que nos permitirá vivir en un mundo que, como hemos visto repetidamente en las Escrituras, se opone fundamentalmente a Dios y, por tanto, a todo lo que le pertenece. “Si el mundo es aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros”, dice Nuestro Señor en Juan 15:18, y como cristianos nunca deberíamos perder esto de vista: El mundo en su perspectiva y mentalidad se opone a Dios, y mientras no se convierta, mientras no reciba una nueva vida, así seguirá siendo.

El problema, pues, al que nos enfrentamos es: ¿cómo debemos vivir esa vida cristiana y divina en un mundo que demuestra semejante oposición en todos sentidos? Y la respuesta de esta epístola, y la de todo el Nuevo Testamento, es que solo hay un modo de hacerlo, y es tener esa comunión con Dios; y eso, según Juan, es la cosa más asombrosa que Nuestro Señor vino a hacer; y no solo nos la reveló, sino que la posibilitó para nosotros. Este es el gran distintivo. No se trata solamente de una enseñanza, es más que una enseñanza: es lo que Él hace por nosotros. Continue reading “El Misticismo |#MartynLloyd-Jones”

Advertisements

Tengo Algo Asombroso que decir |#MartynLloydJones

““Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.”

‭‭1 Juan‬ ‭1:1-3‬ ‭RVR1960‬‬

El Evangelio, según el Nuevo Testamento, es un heraldo; es como un hombre con trompeta que llama a las personas a que le escuchen. Lo que ha de decir no tiene nada de provisional; se le ha dado un mensaje, y su misión es repetirlo; la principal tarea del mensajero no consiste en examinar las credenciales del mensaje, ha de entregarlo. Somos embajadores y la misión del embajador no es decir al país extranjero lo que piensa o cree; es dar el mensaje que le han entregado su propio gobierno y su rey, a los cuales representa. Esa es la posición de esos predicadores del Nuevo Testamento, y así lo expresa Juan aquí: “Tengo algo asombroso que decir”.

Sugel Michelén:La Puerta Estrecha [Video]

“Ahora debemos examinar específicamente los versículos 13 y 14 con los cuales nuestro Señor comienza esta aplicación de su propio mensaje. Veámoslos así. Nos dice que lo primero que debemos hacer, después de haber leído Este sermón, es observar la clase de vida a la que nos llama, y darnos cuenta de lo que significa. Hemos visto muchas veces que el peligro, al considerar el Sermón del Monte, es perderse en detalles, o desviarse con cosas específicas que nos interesan. Éste es un enfoque falso. Por eso, nuestro Señor nos exhorta a que nos detengamos un momento para contemplar el Sermón como un todo y reflexionar acerca de él. ¿Cuál dinamos que es su característica más sobresaliente? ¿Cuál es el elemento que sobresale como sumamente importante? ¿Cuál es el elemento que debemos captar como principio básico? Responde a su propia pregunta diciendo que la característica sobresaliente de la vida a la cual Él nos llama es la ‘estrechez’. Es una vida estrecha, en un ‘camino estrecho’. Lo dice en forma dramática afirmando: “Entrad por la puerta estrecha”. La puerta es estrecha; y debemos caminar también por un camino estrecho”.     Martyn Lloyd Jones

 

Otras entradas acerca del Sermón del Monte, pinchando en este mismo enlace.

Cuando el cristiano ama la verdad

“El cristiano debe saber por qué lo es.  El cristiano no es alguien que simplemente dice: “Algo maravilloso me ha ocurrido”. De ninguna manera.  El cristiano puede y está listo “para dar razón de la esperanza que hay en él”.  Si no puede hacerlo así, más le vale ver donde se encuentra.  El cristiano sabe por qué es cristiano, y sabe que terreno pisa.  Se le ha transmitido la enseñanza; ha recibido la verdad.  Esta “forma de sana enseñanza”, ha llegado hasta él, hasta su mente, y debe siempre empezar por su mente.  La verdad llega a la mente y al entendimiento mediante la iluminación del Espíritu Santo.  Una vez que el cristiano ha conocido la verdad, llega a amarla. La verdad le conmueve el corazón, pues ve lo que era, y la vida que llevaba y acaba por aborrecerla.  Cuando ve que la verdad acerca de nosotros es que somos esclavos del pecado, acabamos por aborrecernos.  Pero cuando vemos la gloriosa verdad que nos habla del amor de Cristo, la queremos, la deseamos. Así es como se compromete el corazón.  En realidad, conocer la verdad significa conmoverse ante ella y llegar a amarla. Esto es inevitable.  Cuando vemos claramente la verdad, lo sentimos.  Esto, a su vez, nos conduce a experimentar grandes deseos de practicarla y vivirla”

Dr.  Martyn Lloyd Jones [Depresión espiritual]