David Gooding: La lección para todos

La lección para todos

Continuamos necesitando escuchar la exposición que hace Pedro del evangelio cristiano.  El mundo que nos rodea sigue hecho trizas, y necesita la compasión y el interés de la iglesia.  Y nosotros, como cristianos, debemos ofrecerlo cuando podamos; ‘’pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿Cómo mora el amor de Dios en él?” (1 Jn. 3:17).

Lo que no debemos hacer es cometer el error de pensar que nuestro interés cristiano por el mundo es el evangelio, ni tampoco pensar que nuestra obra social crezca  en exceso a costa de la predicación del evangelio.

Al mundo de hoy le apetece tanto escuchar el diagnóstico  sobre su pecado y la invitación a arrepentirse y creer en Cristo como le apetecía a aquella multitud en el templo.  Si se lo permitimos, nos dará una lección de ética, incluso sobre lo que es el cristianismo.  El mundo sugiere: “Si fuerais auténticos cristianos, dejarías de lado tanta doctrina, tantos dogmas y predicaciones y tanto intentar que la gente se convierta, y en su lugar empezaríais a ayudar a los pobres y a los enfermos siguiendo el autentico estilo de Jesús”. Lo cierto es que el mundo desea la caridad de la iglesia, pero no a su Salvador. Enfrentado directamente con Cristo, “el Santo y Justo”, el mundo prefiere el pecado, elige al asesino, rechaza su necesidad de salvación, y desprecia al Salvador.  Quisieran tener un paraíso sin arrepentimiento, el servicio misericordioso de Dios sin su Siervo.

Pero no puede ser.  Nuestra tierra no es una máquina que se haya creado a sí misma, que por casualidad funciona un poco mal, pero que nosotros, con nuestros crecientes conocimientos y tecnología podemos reparar, siempre que contemos con operación a escala mundial y un esfuerzo sincero por parte de todos.  Pero detrás de nuestro mundo, y del universo, hay un Creador y un Salvador personal.  Si cogiéramos toda la ingeniería tecnológica, los servicios médicos , las ayudas sociales, la estrategia económica , la prudencia política y la educación de las masas, y las aplicáramos a los problemas del mundo, ninguna de estas cosas podría resolverlos ni producir un paraíso, mientras, mientras el mundo siga enfrentando a su Creador y rechace al Salvador al que él designo (3:20).

Así que tengamos una cosa bien clara: no habrá restauración del reino, ni “momentos de descanso”, ni la restauración de todas las cosas (que los profetas prometieron) hasta la segunda venida de Cristo (3:20-21).  Escuchemos las afirmaciones explicitas de la Escritura, y no nos envolvamos en falsas expectativas.

Y no dejemos de predicas.  El dolor del mundo es inmenso: pero su necesidad más básica y urgente es la de arrepentirse y reconciliarse con Dios (2 Co. 5:20).  Asegurémonos también de que lo que predicamos sea el evangelio, y no una siempre moralidad. Este es un mundo pecaminoso y rebelde, pero Dios, en Cristo, ha tomado la iniciativa, y existe una salida bien expedita hacia el perdón y la reconciliación.  Y no nos avergoncemos de nuestra esperanza, si no más bien expongámosla positiva y alegremente.  El mundo se burlará de ella diciendo que es una panacea imaginaria, pero no podrá ofrecernos esperanza alguna para el planeta (si no, preguntemos a los cosmólogos); y, sin tener a Dios y al Mesías, tampoco podrá presentar una esperanza última para el individuo. A una madre joven de treinta y tres años, que padece cáncer terminal, ¿de qué le sirve la promesa de una nueva era sociopolítica futura? En Cristo tiene esperanza auténtica para ella y para toda la naturaleza.  El Dios que creó el mundo, y nos puso sobre él, anticipó la rebelión, anticipó la rebelión de la humanidad, y tiene un programa de redención que responde a nuestra necesidad y cumple la labor.  Y ya está bastante avanzado.  Pronto el gozo de la restauración llenará el universo.

Según Hechos –Permaneciendo fiel a la fe-  Autor: David Gooding.

One comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s