Honor Santo: El matrimonio nos enseña respetar a otros

Jamás debemos ser tan ingenuos que pensemos que el matrimonio es un refugio de los efectos de la Caída…las luchas más profundas de la vida ocurrirán en la relación más afectada por la Caída: El matrimonio. –Dan Allender y Tremper Longman.  Ten desdén para el desdén.Francis de Sales

La triste verdad es que pocos cristianos piensan que el dar respeto es un mandamiento o una disciplina espiritual.  Nos obsesionamos por ser respetados, pero raramente consideramos nuestra propia obligación respetar a otros.

Todos queremos ser respetados. Cuando este deseo no es satisfecho, en lugar de echar ganas para mejorar como personas, para que merezcamos el respeto, nos dedicamos a denigrar a nuestros cónyuges para convencernos que su falta de respeto no significa nada. Espiritualmente esto llega a ser un círculo vicioso que es muy difícil romper.

Mientras más conocemos de las debilidades de nuestras parejas, más difícil es darles el respeto debido. Pero esta falta de demostrar respeto es una señal de inmadurez espiritual. Considera la actitud de Pablo cuando escribió a los Corintios. Eran una iglesia de contenciosos (1Co. 1:11), “niños” carnales (3:1-3), arrogantes (4:18), avaros y con pleitos contra hermanos (6:1), con un varón acostándose con la esposa de su padre (5:1) y sin embargo los honra, escribiendo, “Siempre doy gracias a Dios por ustedes” (1:4). Conociendo sus fallas, ¿por qué estaba agradecido por ellos? La clave se encuentra en la segunda parte de ese versículo: “Siempre doy gracias a Dios por ustedes, pues él, en Cristo Jesús, les ha dado su gracia” (1:4).

Como C.J. Mahaney dice, Podemos estar más agradecidos por nuestros co-pecadores cuando dedicamos más tiempo a buscar “las evidencias de la gracia” en ellos que cuando los culpamos. Si hago a mi esposa más consciente de sus faltas que de cómo estoy observando evidencia de la gracia de Dios en ella en su peregrinaje de santificación progresiva, entonces yo soy un esposo legalista, como un fariseo. Dar respeto es una obligación, no un favor opcional, es un acto de madurez, que proviene de un profundo entendimiento de la gracia de Dios.

Muchos de los problemas matrimoniales no son problemas de ciertas parejas sino que son problemas entre varones en general y mujeres en general. Surgen porque somos demasiado perezosos o egoístas para empeñarnos en conocer a nuestro cónyuge y saber cuan diferente es de nosotros.

Como varón, identifico las lágrimas con debilidad. Se requeriría una tragedia grande para que yo llorara en la oficina. Entonces cuando veo a mi esposa llorando, pienso que se está descomponiendo. Pero las lágrimas pueden significar algo completamente diferente para ella. Puede llorar sólo porque tiene calor, está molesta y cansada—nada fuera de lo ordinario—puede experimentar las lágrimas como el sudor.

Yo aprendí a entender mejor a mi esposa para poder respetarla verdaderamente. Y tuve que respetarla para poder amarla. Este ha sido un proceso de mucho valor terapéutico espiritualmente, uno de despojarme de mí mismo para que creciera en mi amor para con los demás.

Igualdad Espiritual

El hecho de que mi esposa es hecha a la imagen de Dios me llama a mucho más que sólo dejar de menospreciarla. Me llama a tratarle en una manera noble, con honor.

Como dijeron Betsy y Gary Ricucci, “El honor no es pasivo, es activo. Honramos a nuestras esposas por medio de demostrar nuestra estima y nuestro respeto para ellas, dándoles cumplido en público, afirmando sus dones, habilidades, y logros, y declarando nuestro aprecio por todo lo que hacen. Honor no expresado no es honor.” 6

La razón por la que el dar respeto a mi esposa es una disciplina espiritual es sencilla: He encontrado que mientras más honro a mi esposa específicamente, más honro a otras mujeres en general. El revés también es verdad. La declaración típica “Pues, así son las mujeres…” “¿qué esperabas? son meramente mujeres” revela una enfermedad espiritual seria. Estas “meras” mujeres son hechas a la imagen de Dios. Tal comentario llega peligrosamente cerca a maldecir al Creador quien hizo esas “meras mujeres” tal como son.

El matrimonio provee oportunidades diarias de crecer en el área de respetar a los demás.

——————————————————————————————————————————————————

6 Gary and Betsy Ricucci, Love That Lasts: Making a Magnificent Marriage (Gaithersburg, MD: PDI Comunications, 1993) 70.

Archivos relacionados:

El Matrimonio, El ministerio principal

La Trampa del Romanticismo

Encontrando a Dios en el Matrimonio

4 comments

  1. sorprendida gratamente con la enseñanza, sin duda alguna, tengo mucho que aprender y por algun motivo llegue aqui, los felicito profundamente en el Señor por la profundidad, respeto, sinceridad y apego a las escrituras de lo tratado… me queda mucho por aprender, pero agradezco al Señor que al a su tiempo nos enseña. Gracias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s