El virus de los virus

El virus de los virus

COREY SMITH

La última gran epidemia de peste bubónica que se produjo en Europa tuvo lugar en Inglaterra entre 1665 y 1666. Más tarde se la llamó la Gran Peste de Londres porque fue responsable de la muerte de más de una cuarta parte de la población en un lapso de 18 meses. Durante esta plaga, el pastor puritano Ralph Venning comenzó a escribir un libro sobre el tema de la gran plaga. Su libro se publicó más tarde, cuatro años después de la Gran Peste de Londres, con el título de, Pecado: La Plaga de las Plagas. Como se puede ver, el tema del libro de Venning no era el de la epidemia transmitida por la picadura de una pulga de rata, sino esa temible plaga transmitida por la humanidad a partir de Adán desde la caída del hombre. Se trataba de la más devastadora de las plagas, del propio pecado. Más tarde se reeditaría con el título de La pecaminosidad del pecado. Es uno de los tratamientos más exhaustivos sobre la doctrina del pecado. Si hubiera un libro, fuera de la Biblia, que la iglesia necesitara recuperar hoy, sería El pecado de Venning: la plaga de las plagas. El mayor problema al que se enfrenta hoy la humanidad no es el coronavirus, sino el pecado.

Lo que necesitas saber sobre el pecado

EL virus más mortífero de América (y del mundo) es el pecado. Antes de poder combatir este virus letal, hay que saber qué es. La Biblia da múltiples definiciones y listas de pecado. La Biblia dice en 1 Juan 3:4 que el pecado es anarquía. El pecado es actuar como si no hubiera ley. El pecado es romper la ley de Dios, actuar como si fueras una ley para ti mismo. En Romanos 3:23, la Biblia compara el pecado con el hecho de no alcanzar la meta, de estar destituido de la gloria de Dios, de la norma de Dios. Porque todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios. Una lista dada en la Biblia se encuentra en Romanos 1: “Estaban llenos de toda clase de injusticia, de maldad, de codicia, de malicia. Están llenos de envidia, de asesinatos, de disputas, de engaños, de malicia. Son chismosos, 30 calumniadores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores del mal, desobedientes a los padres, 31 insensatos, sin fe, sin corazón, despiadados.” Entendido claramente, el pecado es una transgresión de la ley de Dios, los 10 mandamientos. El pecado es de comisión, cometiendo acciones que Dios nos ha dicho expresamente que no hagamos. Además, es uno de omisión, no haciendo las cosas que nos ha mandado hacer. En resumen, el pecado es la desobediencia a Dios y a su Palabra.

El mayor problema que enfrenta nuestro mundo, nuestro país, nuestras iglesias y nosotros mismos, no es el coronavirus, sino el pecado.

No sólo hay que saber qué es el pecado, sino también de dónde viene. ¿Dónde se originó el pecado? La Biblia dice que el pecado se originó con nuestros primeros padres, Adán y Eva. En Génesis 3, nuestros primeros padres pecaron contra Dios, y al hacerlo, introdujeron el pecado en el mundo donde se extendería a todos los hombres. La transmisión del virus es a través de la conexión de la humanidad con el primer hombre, Adán. Cada persona que ha nacido del hombre, ha nacido con el virus de los virus. Cada persona nace muerta en el pecado, tanto con la naturaleza pecaminosa de Adán como con la culpa imputada. Al nacer hay una tasa de transmisión del pecado del 100%.

La tasa de moralidad del pecado

No sólo hay una tasa de transmisión del 100% del pecado al nacer; sino que también hay una tasa de mortalidad del 100% del pecado para aquellos que mueren sin la cura. Esto es lo que hace que el pecado sea el virus de todos los virus. Es más transmisible, pero también mucho más mortal. Por ejemplo, el COVID-19, tiene una tasa de mortalidad actual del 0,2%. En cambio, el virus del pecado tiene una tasa de mortalidad del 100%. Además, el pecado no sólo te matará en esta vida, sino también en la vida futura. La Biblia dice que las consecuencias del pecado son el castigo eterno en el infierno (Marcos 9:42-48). El pecado destruye tanto tu cuerpo como tu alma. Si esto es cierto (que lo es), cuánto más tiempo deberíamos dar para protegernos contra él. Por ejemplo, desde la entrada del COVID-19 en América, hemos ido más allá para protegernos de sus peligros. Hemos cambiado casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. Piensa en todos los cambios que se han hecho en las escuelas, los restaurantes e incluso las iglesias. Si tomamos todas estas precauciones contra un virus con una tasa de mortalidad inferior al 1%, ¿cuánto más deberíamos tomar precauciones contra el virus de los virus, el pecado?

La cura para el pecado

El mayor problema al que se enfrenta nuestro mundo, nuestro país, nuestras iglesias y nosotros mismos, no es el coronavirus, sino el pecado. Por lo tanto, ¿cuál es la solución? Hay buenas noticias. Hay una cura para este virus mortal. Esta cura es 100% efectiva. La buena noticia, o el evangelio, es la obra redentora del Señor Jesús en favor de los pecadores. El Hijo de Dios encarnado entró en el mundo sin pecado, pues fue concebido por el Espíritu Santo. Vivió la vida que nadie más podía vivir: la completa obediencia a la ley de Dios. Nunca pecó ni en pensamiento, ni en acción, ni en palabra, ni en obra. Honró a Dios en todo lo que hizo. Además, Jesús murió la muerte que toda la humanidad merecía. Murió en la cruz por los pecados de su pueblo. Porque mientras estaba en la cruz, Jesús soportó la ira completa, sin paliativos y justa del Dios Tres Veces Santo de la Creación. En ese período de tiempo finito, Jesús soportó el infierno, el castigo eterno. La Biblia dice en 2 Corintios 5:21: “Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él.”
‭‬ ‭

Jesús, que no conoció pecado, se hizo pecado por nosotros, para que seamos justicia de Dios. La cura del virus de los virus, del pecado, es la sangre del Señor Jesús. Jesús no vino por los sanos, sino por los enfermos de pecado. Confía en Cristo hoy, y participa de él por fe, y serás salvo, serás curado.

Es sólo en el fondo oscuro y terrible de la fealdad y la maldad del pecado, que somos capaces de ver la belleza y la gloria del Señor Jesús.

Es solo en el oscuro y terrible fondo de la fealdad y maldad del pecado, que podemos ver la belleza y la gloria del Señor Jesús.

¡Alabado sea el Señor porque aunque el pecado es el virus de los virus, no es rival para Jesús, el Rey de reyes y Señor de los Señores!

Publicado originalmente en inglés por FM

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s