7 Reflexiones sobre consejería en la iglesia local luego de participar en un ministerio para-eclesiástico

Nota del Personal de BCC: Usted está leyendo la Parte 3 de una serie de varios blogs de BCC Gracia y Verdad sobre Consejería Bíblica en la Iglesia Local. Lea la Parte 1 y la Parte 2. Le pedimos a un número de consejeros bíblicos experimentados que proveen liderazgo de consejería bíblica y equipamiento en las iglesias locales que escriban sobre “un tema que usted considera importante para la consejería bíblica de la iglesia local”. Estamos seguros de que sus variadas perspectivas y temas contribuirán en gran medida a su comprensión de la consejería bíblica en la iglesia local.

Diferencias entre dos ministerios

Como yo (Brad Hambrick) he servido como Pastor de Consejería en la Iglesia Summit (Durham, NC) durante los últimos 18 meses, hay una frase que he dicho muchas veces, “Todavía estoy descifrando cómo luce aconsejar en la iglesia local después de casi una década en el ambiente *para-iglesia”.

En el ambiente para-eclesiástico serví como consejero a tiempo completo con quien los individuos hacían citas para sesiones de una hora. Ellos venían a nuestra oficina que era usada exclusivamente para consejería. Eran referidos por un amigo, pastor o profesional médico. Si me oyeron enseñar, fue en una conferencia o seminario.

En la iglesia local soy un miembro de su personal pastoral, un anciano de la iglesia, disponible para orar con los miembros después de los servicios, y presente en la mayoría de los eventos de la iglesia. Las citas siguen siendo programadas, pero la oficina de la iglesia es un lugar mucho menos “profesionalizado”. Enseño regularmente en un ambiente que se siente como el hogar de la mayoría de mis aconsejados.

Estas diferencias me afectan a mí, a mis aconsejados, a los pastores con los que consulto (para-iglesia) o trabajo (iglesia local), a muchos de mis objetivos y al alcance de mis responsabilidades. Los cuatro valores fundamentales en los que baso mi consejería son los mismos -suficiencia de las Escrituras, necesidad del evangelio, centralidad de la iglesia local, y una visión equilibrada del pecado y el sufrimiento- pero casi todo lo demás se altera de múltiples maneras.

En este post reflexionaré sobre varias de estas diferencias. Mi objetivo no es considerar a uno como bueno y al otro como malo, o a uno como mejor y al otro como peor. He encontrado que ambos son ministerios muy fructíferos y gratificantes. Pero hay diferencias (al menos en mi experiencia personal) que vale la pena señalar.

Expectativas de los aconsejados

“¿Realmente tengo que completar el papeleo? ¿No puedes verme el fin de semana? ¿Puedo llamar a su teléfono celular si tengo una pregunta? ¿Llamarás a mi amigo/miembro de la familia que tiene un problema [en blanco] y se beneficiaría de hablar con un consejero? “Estas no son preguntas que me hicieron en el entorno para-iglesia. En la iglesia local, estas expectativas son relativamente comunes y deben ser manejadas cuidadosamente o la visión de los indagadores de la iglesia, el ministerio y los pastores puede verse negativamente afectado.

En el entorno para-iglesia, los aconsejados fueron más cautelosos acerca de mis convicciones teológicas. Si su fe era importante para ellos, parecían dudar de que un “consejero” compartiría/honraría eso. En la iglesia local, los consejeros parecen ser más cautelosos acerca de mi experiencia clínica. Si su lucha fue severa, con frecuencia dudan si un “pastor” lo entendería.

Efectos del lugar

Entrar en el mismo edificio donde usted adora y tiene compañerismo para recibir consejería puede ser un obstáculo grande o significativo. Para muchos, es un ambiente de confianza que permite que la relación de consejería comience con un impulso significativo y no ganado. La relevancia de su alma, la Biblia, el evangelio y la adoración parecen naturalmente relevantes en un ambiente de iglesia.

Para otros, especialmente aquellos que buscan consejería para un trauma pasado o presente, permitir que estos recuerdos invadan un lugar de refugio puede sentirse como si les estuvieran robando algo precioso. También, aquellos que hiper-espiritualizan sus luchas o practican una forma de negación pueden encontrar muy difícil que estas cosas sean desafiados en su iglesia y por uno de sus pastores.

Manejo de los Niveles de Cuidado

En el ambiente para-iglesia sólo tenía que hacer dos cosas: aconsejar y enseñar. En la iglesia local, mi papel es equipar a los santos para la obra del ministerio (Efesios 4:11-13) mientras enseño y aconsejo. En la para-iglesia realizamos asesoría profesional de calidad. En la iglesia local superviso otra consejería en grupos pequeños, consejería a nivel de mentor por parte de laicos, consejería pastoral general y un equipo de consejeros pastorales formalmente entrenados.

Hay beneficios al hacer una o dos cosas con excelencia. Hay diferentes beneficios al sincronizar los esfuerzos de una comunidad. Uno de los retos ha sido aprender cómo se ve la suficiencia de la Escritura cuando se expresa a través de varios niveles de competencia en los consejeros.

Aprovechar el momento

En nuestros formularios de admisión para-iglesia le echaba un vistazo a los espacios en blanco “Nombre de la Iglesia” y “Autores Cristianos Favoritos” y comenzaba a evaluar de dónde venía esta persona espiritual y teológicamente. Un gran porcentaje de mis aconsejados compartían convicciones cristianas significativamente diferentes de las mías. No siempre se podía confiar en que lo que estaban aprendiendo en su iglesia y en su lectura personal ayudaría en el proceso de consejería.

En la iglesia local, por lo menos cuando aconsejamos a nuestros miembros, hay confianza de que lo que están aprendiendo en la iglesia establecerá una buena base para la consejería. Hay un vocabulario común y un conjunto de categorías para entender la fe. En un esfuerzo construido sobre el lenguaje, esta ventaja es difícil de sobre enfatizar.

Conglomerado de casos

En la iglesia local me advierten sobre uno de los principales eventos que desencadenan la consejería: el sermón. Aunque hay muchos otros desencadenantes de crisis, el sermón es una fuente significativa de estímulo para que los miembros de nuestra iglesia busquen consejo. Si nuestro pastor predica sobre la lujuria, la ansiedad, el matrimonio, la paternidad o el sufrimiento, puedo asumir una alta demanda de consejería en esas áreas.

Esta advertencia permite una cierta preparación entre nuestros distintos niveles de atención. Las listas de recursos y los principios de “primeros auxilios” pueden ser compilados para los líderes de grupos pequeños. Los suplementos de la solicitud pueden ser escritos para el sermón y publicados en los blogs de la iglesia. Si el tema es particularmente difícil o delicado, se pueden hacer orientaciones de consejería para el personal pastoral.

Efecto posterior al evento

El consejo favorito que recibí cuando consideraba hacer la transición al ministerio de la iglesia local fue el de un amigo que me dijo: “Brad, entonces tendrás que limpiar tus propios líos”. En la para-iglesia, si un seminario que enseñaba generaba una alta necesidad de consejería, eso eran “referencias” y una parte vital del modelo de negocios del ministerio. Cuanto mejor era el seminario, más comprendían las personas que podría haber una lista de espera para recibir consejería.

En la iglesia local, he adoptado la línea de vertical, “No hacemos eventos. Creamos recursos”. Cada evento de enseñanza del ministerio de consejería está diseñado para tener un componente de mentoría. Se tarda más tiempo en preparar un evento de enseñanza, pero este esfuerzo adicional añade dos niveles adicionales de cuidado (uno al otro y tutoría) para ayudar con las necesidades de cuidado reveladas por un seminario. Estos recursos también crean un contexto para un excelente cuidado posterior dentro de la iglesia para casos que requieren una consejería más experimentada e intensiva.

Nota aclaratoria|Lumbrera.me: Un ministerio de Parachurch [Para-eclesiástico/Para-Iglesia] es un ministerio que opera fuera de los confines de una iglesia tradicional. Mientras que muchas de estas organizaciones tienen algún tipo de conexión con una iglesia, los que participan en el ministerio buscan maneras en las que puedan retribuir a la comunidad local y a otras personas necesitadas de una manera que una iglesia no puede. La mayoría son evangélicas o protestantes. Como miembro de una de estas organizaciones, usted puede trabajar con otros que tengan los mismos intereses y pasiones que usted para ayudar tanto a niños como a adultos.

Publicado originalmente en inglés con el título, Reflections on Local Church Ministry after a Para-church Ministry

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s