5 Errores comunes a evitar al estudiar la Biblia | #JenWilkin

5 Errores comunes a evitar al estudiar la Biblia

1. No dejamos que la Biblia hable por sí misma.

Es un error común hacer las preguntas equivocadas al leer la Biblia. en vez de preguntar “¿Quién soy yo?” y “¿Qué debo hacer?”, Jen Wilkin, autora de Mujer de la Palabra: Cómo estudiar la Biblia con mente y corazón, sugiere que se pregunte:”¿Quién es Dios?”. y “¿Qué ha hecho?”

La Biblia es un libro que revela clara y audazmente quién es Dios en cada página. En Génesis, lo hace colocando a Dios como sujeto de la narrativa de la creación. En Éxodo, lo coloca en comparación con Faraón y los dioses de Egipto. En los Salmos, David ensalza el poder y la majestad del Señor. Los profetas proclaman su ira y justicia. Los Evangelios y las Epístolas revelan su carácter en la persona y obra de Cristo. El libro del Apocalipsis muestra su dominio sobre todas las cosas. De principio a fin, la Biblia es un libro sobre Dios.

La Biblia ciertamente tiene algo que decir sobre quiénes somos y qué debemos hacer, pero es importante recordar que es mucho menos un libro sobre nosotros y mucho más un libro sobre él.

2. Permitimos que nuestros corazones guíen nuestro estudio.

A menudo recurrimos a las Escrituras para obtener ayuda o esperanza cuando nos sentimos desanimados o buscamos la paz. Debido a esto, podemos tender a acercarnos a la Biblia principalmente como una forma de sentirnos mejor. Dice Wilkin:

Curiosamente, el mismo versículo que nos ordena amar a Dios con todo nuestro corazón, también nos ordena amarlo con toda nuestra mente. Nuestra mente es el asiento de nuestro intelecto. Aferrar nuestro intelecto a nuestra fe no viene naturalmente a la mayoría de nosotros. Vivimos en un tiempo en el que la fe y la razón se hablan como polos opuestos. A veces, la iglesia incluso ha abrazado este tipo de lenguaje. Para algunos de nosotros, la fuerza de nuestra fe se mide por lo cerca que nos sentimos de Dios en cualquier momento dado, por cómo un sermón nos hizo sentir, por cómo un coro de adoración nos hizo sentir, por cómo nuestro tiempo de quietud nos hizo sentir.

El amor a Dios puede, de hecho, derivar de conocer a Dios. Cuando nos comprometemos con nuestra mente, nuestro corazón pueden seguir nuestro ejemplo a medida que llegamos a una apreciación más profunda de Dios como se revela en las Escrituras. Wilkin continúa:“Debemos amar a Dios con nuestra mente, permitiendo que nuestro intelecto le informe a nuestras emociones, no al revés”.

3. Nos saltamos grandes porciones de la Palabra de Dios.

El evangelio es una buena noticia, pero no todas las páginas de la Biblia están destinadas a hacernos sentir bien con nosotros mismos. Muy al contrario, la Escritura a menudo señala nuestra depravación e infidelidad. Sin embargo, también nos recuerda a nuestro fiel Dios.

Cuando seleccionamos y elegimos versículos de las Escrituras con el único objetivo de levantar nuestros espíritus cuando nos sentimos deprimidos, corremos el riesgo de reducir la Biblia a un manual de autoayuda. Wilkin dice: “Sí, hay consuelo en las páginas de las Escrituras, pero el contexto es lo que hace que ese consuelo sea duradero y real”.

Leyendo así, dice Wilkin:

garantiza que grandes porciones de nuestras Biblias quedarán sin leer porque no logran entregar una dosis inmediata de satisfacción emocional. No es muy probable que leamos Levítico o Lamentaciones si suscribimos este enfoque. Un enfoque completo del estudio bíblico nos desafía a navegar en todas las áreas de la Biblia, incluso aquellas que nos hacen sentir incómodos o difíciles de entender.

4. Confundimos la lectura de libros sobre la Biblia con el estudio real de la Biblia.

Los recursos extrabíblicos pueden ser de gran ayuda cuando se busca entender la Biblia y la vida cristiana, pero nunca están destinados a reemplazar la Palabra de Dios misma. Dice Wilkin:

Si prefiero leer lo que otros han escrito acerca de la Biblia para leer la Biblia misma, probablemente estoy leyendo lo que alguien dice acerca de lo que alguien dice acerca de lo que dice la Biblia. Al igual que con los estudios temáticos, los libros sobre la Biblia pueden ser útiles, pero no son fundamentales.

Cuanto más tiempo pasemos en la fuente primaria (la Biblia), más la conoceremos y entenderemos. Los pensamientos de otras personas acerca de la Biblia están destinados a complementarnuestro propio compromiso personal con la Escritura.

5. No vemos la gran historia de las Escrituras.

Aunque la Biblia fue escrita por muchos autores diferentes y cae en muchos géneros diferentes, creemos que todo es inspirado y por lo tanto igualmente la Palabra de Dios. Esto significa que cuando leemos una sección específica de la Biblia sin prestar la debida atención al todo, es probable que nos perdamos lo que Wilkin llama el “paisaje continuo e impresionante” de la Escritura. Dice ella:

Sin el panorama general, podemos obtener sólo una apreciación parcial de lo que cualquier instantánea individual está tratando de decirnos. Desde Génesis hasta Apocalipsis, la Biblia nos está contando acerca del reino y el gobierno de Dios. Su topografía habla de creación, caída, redención y restauración en todas las vistas. La topografía de la Gran Historia está poblada de diferentes géneros de escritura -Narrativa Histórica, Poesía, Literatura de Sabiduría, Ley, Profecía, Parábolas, Epístolas- todos conspirando para expandir nuestra comprensión del reino y gobierno de Dios de diferentes maneras.

Entender lo que los eruditos llaman la metanarrativa de las Escrituras -la gran historia global- nos ayuda a juntar lo que de otra manera podría parecer historias, enseñanzas y temas dispares. Conocer la historia principal de la redención nos ayuda a entender todas las historias individuales esparcidas por toda la Escritura. Dice Wilkin:

Nuestra desconexión de la metanarrativa bíblica puede hacernos sentir como un jardinero que no reconoce las hojas de color como un signo de otoño y no como un signo de enfermedad. Cuando estamos confusos acerca de la Gran Historia, podemos tener dificultad para encontrar continuidad entre el Dios del Antiguo Testamento y el Dios del Nuevo Testamento. Puede que tengamos problemas para relacionarnos con el Antiguo Testamento. Podemos malinterpretar el propósito o el énfasis de una historia más pequeña porque la hemos considerado separada de su relación con la Gran Historia. Tenemos que mantener la metanarrativa en nuestras mentes mientras leemos cada página de la Biblia, recordando que al igual que en nuestras vidas, a veces no entendemos lo que Dios está haciendo a corto plazo, pero podemos confiar en él con una visión más amplia.

Publicado originalmente en inglés por: CrossWay

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s