El mandato: “Sed llenos del Espíritu” | #JohnMacArthur

   Efesios 5:18 nos ordena: “Sed llenos del Espíritu”. ¿Qué significa eso? Permítame señalar, antes de nada, algo emocionante y fundamental: todo cristiano posee el Espíritu de Dios. “O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo?”, dice Pablo en 1 Corintios 6:19. Si somos creyentes, el Espíritu vive dentro de nosotros, “y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él (Ro. 8:9). Así que cada creyente posee el Espíritu. Usted no necesita pedirlo, porque mora en su interior y ha estado allí desde el momento de su Salvación. 

   Pablo nunca dice: “Sean morada del Espíritu”. El Espíritu ya habita en el creyente. Tampoco declara: “Sean bautizados en el Espíritu”, porque el cristiano fue bautizado en el cuerpo de Cristo cuando se convirtió (1 Co. 12:13). Ni dice el apóstol: “Sean sellados con el Espíritu”, puesto que los creyentes ya poseen ese sello. Tener el Espíritu, ser morada del Espíritu, haber recibido el bautismo del Espíritu o haber sido sellados con el Espíritu, son cosas que se efectuaron en usted al momento de su salvación. Lo que Pablo está diciendo aquí es, literalmente: “Permitan al Espíritu de Dios que ya está en ustedes que los llene continuamente“. El tiempo del verbo en griego implica “sean constantemente llenos, “manténganse llenos”. Es un tiempo de acción continua. Pablo no se refiere a una segunda obra de gracia. Ser llenos del Espíritu no es una experiencia de sola vez, ni supone subir un escalón para llegar a un nivel más alto de espiritualidad. Ser lleno del Espíritu significa únicamente dejar que el Espíritu de Dios, que ya se encuentra dentro de usted, lo controle.     

   Esta verdad puede verse claramente en el libro de Hechos. Empiece en el capítulo 4 y haga un estudio ininterrumpido hasta el capítulo 13. En esa porción, usted leerá que los mismos discípulos fueron llenos una y otra vez, aquí y allá, en estas o en aquellas circunstancias. También nosotros necesitamos ser llenos vez tras vez, cediendo el control al Espíritu Santo. Jamás llegaremos a una situación en la que podamos decir: “Ya tengo la plenitud, no preciso nada más”. La llenura del Espíritu Santo representa una experiencia continua. Nos es posible ser llenos hoy, pero mañana habrá una nueva oportunidad. 
John MacArthur
Llaves del Crecimiento Espiritual 

Adquiéralo aquí: Llaves

Para Kindle: Llaves

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s