La reprensión del necio | #ChristopherShaw

«Los marineros tuvieron miedo y cada uno clamaba a su dios. Luego echaron al mar los enseres que había en la nave, para descargarla de ellos. Mientras tanto, Jonás había bajado al interior de la nave y se había echado a dormir. Entonces el patrón de la nave se le acercó y le dijo: «¿Qué tienes, dormilón? Levántate y clama a tu Dios. Quizá tenga compasión de nosotros y no perezcamos». Jonás 1.5–6

¿Por qué dormía Jonás? Cuando yo era joven, fui llamado a cumplir con el servicio militar obligatorio en mi país. Fui sorteado, según el método de distribución que se usaba en ese tiempo, y salí destinado a la marina. Pasados unos meses dentro de ese cuerpo, salimos embarcados en un buque de guerra hacia unas bases navales lejanas. A los tres días de zarpar, sin embargo, se desató una feroz tormenta que nos golpeó sin cesar durante dos días y dos noches. Hasta los marineros veteranos estaban descompuestos por los violentos movimientos del barco. Al tercer día una alarma nos despertó a la madrugada. El barco estaba a punto de hundirse. No recuerdo haber visto en esta oportunidad a nadie durmiendo en esa situación. Al contrario, la desesperación y el miedo estaban dibujados en el rostro de la mayoría. Cada uno buscaba calmar su ansiedad a su manera. ¡Pero nadie dormía!

¿Por qué dormía Jonás? Pienso que el alivio de haber escapado de la misión que se le había encomendado era tan intenso que Jonás se podía dar el lujo de descansar un poco. ¿Cómo podía tenerle miedo a una tormenta cuando había escapado de la tarea de predicar el arrepentimiento a los asirios? ¡Esto ni se comparaba con aquello otro! Su insensatez había producido en él una falsa ilusión de seguridad.

Cuando hemos elegido el camino de la desobediencia, Dios echa mano de lo que necesita para reprendernos. Muchas veces ha usado a los paganos que están en tinieblas, como voceros del Altísimo. Hasta un asno puede ser su instrumento, como lo fue en el caso de Balaam (Nm 22.21–31). En este caso, el mismo capitán del barco vino a reprender a Jonás, exhortándolo a hacer lo que debería haber hecho desde un primer momento: clamar a Dios.

El hecho es que no podemos desobedecer a Dios en una cosa, sin que sean afectados otros aspectos de la vida. La desobediencia en un área acarrea consecuencias para toda la vida . Cuando Jonás le dio la espalda al Señor, comenzó a transitar por ese peligroso camino donde se intenta seguir a Dios «a nuestra manera». El pecado produce en nosotros un adormecimiento que nos lleva a perder toda sensibilidad espiritual. En el Salmo 32.9, el autor nos dice que la persona que no confiesa sus pecados es como «el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, que han de ser sujetados con cabestro y con freno». En un sentido figurado, cuando escogemos darle la espalda a Dios, él deberá sujetarnos con «cabestro y freno», porque el diálogo ya no funcionará en nuestro caso.

Para pensar:

«Un poco de pecado sumará dificultades a tu vida, restará fuerzas a tus energías y añadirá contratiempos a tu andar». Anónimo.

Advertisements

One thought on “La reprensión del necio | #ChristopherShaw

  1. Pedro

    Buenos días. Que el
    señor Jesucristo les siga bendiciendo.
    Me veo impelido a partir una lanza en favor de Jonás, y por eso me animo a escribir unas líneas. En un contexto donde nuestro Señor está reivindicándose a sí mismo en el capítulo 12 de Mateo, declara lo siguiente:
    … Pues os digo que algo mayor que el Templo está aquí.
    … Pues os digo que algo mayor que Salomón está aquí.
    … Pues os digo que algo mayor que Jonás está aquí. Y además, dice de Jonás que es “profeta” en un tiempo donde los fariseos también lo despreciaban y desde luego no le consideraban profeta. Dios no llama profeta a quien no lo es. Puede que en el libro de Jonás haya áreas oscuras en cuanto a su motivación, pero eso no nos da derecho a juzgar las motivaciones de su corazón; nuestro Señor le reivindicó como profeta delante de un pueblo que le despreciaba, y eso nos tiene que decir algo.
    Que por qué dormía Jonás? No lo sé, pero viendo el valor con el que se ofreció para que le lanzarán por la borda, creo que quería morir.
    No creo que él quisiera seguir a Dios “a su manera” como nuestro hermano comenta; más bien creo que huía de Dios porque la misión que la había encomendado implicaba muchas cosas para Israel, el pueblo de Dios que Jonás amaba. Y no creo que estuviera dormido espiritualmente, al contrario, demasiado despierto.
    Por último, y habiendo sufrido la herida de la murmuración, difamación y chisme en mi propia congregación, deseo compartir algo que el Señor me ha enseñado:
    Jonás está vivo, al igual que Gedeon y muchos más. No nos atrevamos a predicar a la ligera juzgando las motivaciones de sus corazones Olamente porque no están ahora aquí en la tierra. Dios es Dios de vivos y no de muertos. Algún día conoceré a Jonás y a muchos y deseo mirarles a la cara dignamente. Ojalá le llegara a los tobillos a Jonás.

    Os amo en Cristo. Espero con humildad no haber ofendido a nadie y en verdad haber bendecido a alguno

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s