Salmo 22: Comentario por #JuanCalvino

SALMO 22. 

COMENTARIO POR JUAN CALVINO 

David se queja en este salmo, de que está reducido a tales circunstancias de angustia que es como un hombre desesperado. Pero después de haber relatado las calamidades con las que fue tan severamente afligido, emerge del abismo de las tentaciones, y reuniendo valor, se consuela con la seguridad de la liberación. Al mismo tiempo, nos presenta, en su propia persona, un tipo de Cristo, a quien conocía por el Espíritu de profecía que debía ser humillado de maneras maravillosas e inusuales 494 antes de su exaltación por el Padre. Así, el salmo, en cuyas dos partes consiste, explica esa profecía de Isaías, (Isa 53:8) “Fue sacado de la cárcel y del juicio; ¿y quién contará su generación?”

Por el músico jefe. En la parte trasera de la mañana. Un salmo de David.

Esta inscripción es oscura; pero los intérpretes se han perplejo innecesariamente en buscar lo que no sé qué misterio sublime en un asunto de poca importancia. Algunos opinan que la palabra אילת, ayeleth, significa la estrella de la mañana; 495 otros que denota fuerza 496 pero se traduce más correctamente en la parte trasera. Como es evidente, por el testimonio de los apóstoles, que este salmo es una profecía sobre Cristo, los antiguos intérpretes pensaron que Cristo no sería lo suficientemente digno y honrado a menos que, poniendo un sentido místico o alegórico en la palabra detrás, lo consideraran como señalar las diversas cosas que están incluidas en un sacrificio. Aquellos, también, que prefieren traducir las palabras originales, אילת השחר, ayeleth hashachar, el amanecer del día o de la mañana, 497 se han esforzado por hacer lo mismo. Pero como no encuentro solidez en estas sutilezas, será mejor tomar esa visión del título que es más simple y natural. Creo que es muy probable que fuera el comienzo de alguna canción común; ni veo cómo la inscripción tiene ninguna relación con el tema del salmo. Del tenor de toda la composición, parece que David no se refiere aquí simplemente a una persecución, sino que comprende todas las persecuciones que sufrió bajo Saúl. Sin embargo, no está claro si compuso este salmo cuando disfrutó pacíficamente de su reino, o en el tiempo de su aflicción; pero no hay duda de que aquí describe los pensamientos que pasaron por su mente en medio de sus problemas, perplejidades y dolores.

Salmo 22:1-2

1. ¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás lejos de mi ayuda y de las palabras de mi rugido? 2. ¡Oh Dios mío! Clamo de día, 498 pero tú no oyes; y en la noche, y no hay silencio para mí.

1. ¡Dios mío! El primer versículo contiene dos oraciones notables, que, aunque aparentemente contrarias entre sí, aún están entrando siempre en la mente de los piadosos juntos. Cuando el salmista habla de ser abandonado y desechado por Dios, parece ser la queja de un hombre desesperado; porque ¿puede un hombre tener una sola chispa de fe que permanezca en él, cuando cree que ya no hay socorro para él en Dios? Y sin embargo, al llamar a Dios dos veces su propio Dios, y depositar sus gemidos en su seno, hace una confesión muy distinta de su fe. Con este conflicto interno, los piadosos deben necesariamente ser ejercidos siempre que Dios les retire las señales de su favor, para que, en cualquier dirección que vuelvan sus ojos, no vean nada más que la oscuridad de la noche. Digo que el pueblo de Dios, al luchar consigo mismo, por un lado descubre la debilidad de la carne, y por el otro da evidencia de su fe. Con respecto a los réprobos, mientras aprecian en sus corazones su desconfianza en Dios, su perplejidad de mente los abruma, y por lo tanto los incapacita totalmente para aspirar a la gracia de Dios por la fe. Que David sufrió los ataques de la tentación, sin ser abrumado o absorbido por ella, se puede deducir fácilmente de sus palabras. Fue grandemente oprimido por el dolor, pero a pesar de esto, irrumpe en el lenguaje de la seguridad, ¡Dios mío! ¡Dios mío! lo que no podría haber hecho sin resistir enérgicamente la aprehensión contraria 499 de que Dios lo había abandonado. No hay uno de los piadosos que no experimente diariamente en sí mismo lo mismo. Según el juicio de la carne, piensa que es desechado y abandonado por Dios, mientras que aún así aprehende por fe la gracia de Dios, que está oculta al ojo del sentido y la razón; y así sucede que los afectos contrarios se mezclan y entretejen en las oraciones de los fieles. El sentido carnal y la razón no pueden dejar de concebir a Dios como favorable u hostil, de acuerdo con la condición actual de las cosas que se presenta a su punto de vista. Por lo tanto, cuando nos deja estar mucho tiempo en el dolor, y por así decirlo, debemos sentirnos necesariamente, de acuerdo con la aprehensión de la carne, como si nos hubiera olvidado del todo. Cuando un pensamiento tan desconcertante toma posesión completa de la mente del hombre, lo abruma en profunda incredulidad, y no busca, ni espera, encontrar un remedio. Pero si la fe viene en su ayuda contra tal tentación, la misma persona que, a juzgar por la apariencia externa de las cosas, consideró a Dios como indignado contra él, o como si lo hubiera abandonado, contempla en el espejo de las promesas la gracia de Dios que está oculta y distante. Entre estos dos afectos contrarios, los fieles están agitados y, por así decirlo, fluctúan, cuando Satanás, por un lado, al exhibir a su punto de vista los signos de la ira de Dios, los impulsa a la desesperación, y se esfuerza por completo por derrocar su fe; mientras que la fe, por otro lado, al llamarlos de vuelta a las promesas, les enseña a esperar pacientemente y a confiar en Dios, hasta que les muestre de nuevo su rostro paternal.

Vemos entonces la fuente de la que procedió esta exclamación, ¡Dios mío! ¡Dios mío! y de la que también procedió la queja que sigue inmediatamente después: ¿Por qué me has abandonado? Mientras que la vehemencia del dolor y la enfermedad de la carne, forzó del salmista estas palabras, estoy abandonado por Dios; la fe, para que cuando tan severamente se trató se hunda en la desesperación, ponga en su boca una corrección de este lenguaje, de modo que audazmente llamó a Dios, de quien pensó que estaba abandonado, su Dios. Sí, vemos que ha dado el primer lugar a la fe. Antes de permitirse pronunciar su queja, para dar a la fe el primer lugar, primero declara que todavía reclamaba a Dios como su propio Dios, y se dedicó a él en busca de refugio. Y como los afectos de la carne, cuando brotan, no se restringen fácilmente, sino que más bien nos llevan más allá de los límites de la razón, seguramente es bueno reprimirlos al principio. David, por lo tanto, observó el mejor orden posible al dar a su fe la precedencia – al expresarla antes de dar rienda suelta a su dolor, y al calificar, mediante la oración devota, la queja que después hace con respecto a la grandeza de sus calamidades. Si hubiera hablado simple y precisamente en estos términos, Señor, ¿por qué me abandonas? habría parecido, por una queja tan amarga, murmurar contra Dios; y además, su mente habría estado en gran peligro de amargarse de descontento a través de la grandeza de su dolor. Pero, al levantar aquí contra el murmullo y el descontento la muralla de la fe, mantiene todos sus pensamientos y sentimientos bajo restricción, para que no rompan más allá de los límites debidos. Tampoco es superflua la repetición cuando llama a Dios su Dios dos vecesy, poco después, incluso repite las mismas palabras la tercera vez. Cuando Dios, como si hubiera desechado todo cuidado por nosotros, pasa por alto nuestras miserias y gemidos como si no los hubiera visto, el conflicto con esta especie de tentación es arduo y doloroso, y por lo tanto David se esfuerza más arduamente en buscar la confirmación de su fe. La fe no gana la victoria en el primer encuentro, pero después de recibir muchos golpes, y después de ser ejercitada con muchos lanzamientos, finalmente sale victoriosa. No digo que David fuera un campeón tan valiente y valiente como que su fe no vaciló. Los fieles pueden poner todos sus esfuerzos para someter sus afectos carnales, para que puedan someterse y dedicarse totalmente a Dios; pero siempre queda alguna enfermedad en ellos. De esto se derrancó ese cese del santo Jacob, del que Moisés hace mención en Gn 32:24; porque aunque en la lucha con Dios prevaleció, sin embargo llevó para siempre la marca de su defecto pecaminoso. Con tales ejemplos, Dios anima a sus siervos a la perseverancia, no sea que, desde la conciencia de su propia enfermedad, se hundan en la desesperación. Por lo tanto, el medio que debemos adoptar, siempre que nuestra carne se vuelva tumultuosa y, como una tempestad impetuosa, nos apresurra a la impaciencia, es luchar contra ella y esforzarnos por contener su impetuosidad. Al hacer esto, es cierto, estaremos agitados y duramente probados, pero nuestra fe, sin embargo, continuará a salvo y será preservada del naufragio. Además, podemos deducir de la forma misma de la queja que David hace aquí, que no duplicó sin causa las palabras por las que su fe podría ser sostenida. No solo dice que fue abandonado por Dios, sino que añade que Dios estaba lejos de su ayuda, en la medida en que cuando lo vio en el mayor peligro, no le dio ninguna señal para animarlo con la esperanza de obtener la liberación. Puesto que Dios tiene la capacidad de socorrernos, si, cuando nos ve expuestos como presa de nuestros enemigos, sin embargo se queda quieto como si no se preocupara por nosotros, ¿quién no diría que ha retraido su mano para no librarnos? De nuevo, por la expresión, las palabras de mi rugido, el salmista insinúa que estaba angustiado y atormentado en el más alto grado. Ciertamente no era un hombre de tan poco valor como, a causa de alguna aflicción leve u ordinaria, aullar de esta manera como una bestia bruta. 500 Por lo tanto, debemos llegar a la conclusión de que la angustia era muy grande que podía extorsionar a tal rugido de un hombre que se distinguió por la mansedumbre y por el valor intrépido con el que soportó calamidades.

Como nuestro Salvador Jesucristo, cuando colgaba de la cruz, y cuando estaba listo para entregar su alma en las manos de Dios su Padre, hizo uso de estas mismas palabras (Mt 27, 46), debemos considerar cómo estas dos cosas pueden estar de acuerdo, que Cristo era el Hijo unigénito de Dios, y que sin embargo estaba tan penetrado de dolor, presa de tan grande angustia mental, como para clamar que Dios su Padre lo había abandonado. La aparente contradicción entre estas dos declaraciones ha obligado a muchos intérpretes a recurrir a evasiones por temor a acusar a Cristo de culpar en este asunto. 501 En consecuencia, han dicho que Cristo hizo esta queja más bien según la opinión de la gente común, que fue testigo de sus sufrimientos, que por cualquier sentimiento que tuviera de ser abandonado por su padre. Pero no han considerado que disminuyan en gran medida el beneficio de nuestra redención, al imaginar que Cristo estaba completamente exento de los terrores que el juicio de Dios infunde a los pecadores. Era un temor infundado tener miedo de someter a Cristo a un dolor tan grande, para que no disminuyeran su gloria. Como Pedro, en Hechos 2, 24, testifica claramente que “no era posible que fuera retenido de los dolores de la muerte”, se deduce que no estaba completamente exento de ellos. Y a medida que se convirtió en nuestro representante, y tomó sobre sí nuestros pecados, ciertamente era necesario que se presentara ante el tribunal de Dios como pecador. De esto procedió el terror y el temor que lo obligó a orar por la liberación de la muerte; no que fuera tan doloroso para él simplemente apartarse de esta vida; sino porque había ante sus ojos la maldición de Dios, a la que todos los pecadores están expuestos. Ahora, si durante su primer conflicto “su sudor era como grandes gotas de sangre”, y necesitaba un ángel para consolarlo, (Lu 22, 43), no es maravilloso si, en sus últimos sufrimientos en la cruz, pronunció una queja que indicara el dolor más profundo. Por cierto, debe marcarse que Cristo, aunque sujeto a las pasiones y afectos humanos, nunca cayó en el pecado a través de la debilidad de la carne; porque la perfección de su naturaleza lo preservó de todo exceso. Por lo tanto, podía superar todas las tentaciones con las que Satanás lo asaltaba, sin recibir ninguna herida en el conflicto que después podría obligarlo a detenerse. En resumen, no hay duda de que Cristo, al pronunciar esta exclamación en la cruz, mostró manifiestamente que aunque David llora aquí sus propias angustias, este salmo fue compuesto bajo la influencia del Espíritu de profecía con respecto al Rey y Señor de David.

2. ¡Oh Dios mío! Lloro durante el día. En este versículo, el salmista expresa la larga continuación de su aflicción, que aumentó su inquietud y cansancio. Era una tentación aún más grave, que su clamor parecía solo perder el trabajo; porque, como nuestro único medio de alivio bajo nuestras calamidades es invocar a Dios, si no obtenemos ninguna ventaja de nuestras oraciones, ¿qué otro remedio nos queda? David, por lo tanto, se queja de que Dios es sordo a sus oraciones. Cuando dice en la segunda cláusula: Y no hay silencio para mí, el significado es que no experimentó consuelo ni consuelo, nada que pudiera impartir tranquilidad a su mente perturbada. Mientras la aflicción se apoderó de él, su mente estaba tan inquieta que se vio obligado a clamar. Aquí se muestra la constancia de la fe, en el sentido de que la larga duración de las calamidades no pudo derrocarla ni interrumpir su ejercicio. La verdadera regla de la oración es, por lo tanto, esta, que aquel que parece haber golpeado el aire sin ningún propósito, o haber perdido su trabajo al orar durante mucho tiempo, no debe, por ese motivo, dejar o desistir de ese deber. Mientras tanto, existe esta ventaja que Dios en su bondad paternal concede a su pueblo, que si se han decepcionado en cualquier momento de sus deseos y expectativas, pueden dar a conocer a Dios sus perplejidades y angustias, y descargarlas, por así decirlo, en su seno.

Salmo 22:3-8

3. Sin embargo, tú eres santo, que habitas en las alabanzas de Israel. 4. Nuestros padres confiaron en ti; confiaron, y tú los libraste. 5. Clamaron a ti, y fueron librados; confiaron en ti, y no se avergonzaron. 6. Pero yo soy un gusano, y no un hombre; el desprecio de los hombres y el desprecio del pueblo. 7. Todos los que me ven se burlan de mí; sacaron el labio y sacuden la cabeza. 8. “Ha cometido”, dicen, “su causa a Jehová: 502 líbralo, líbralo, hágalo, 503 ya que se deleita en él”.

3. Sin embargo, eres santo. En hebreo, es propiamente, Y tú eres santo: pero la cópula ו, vau, debe, sin duda, ser renderizada por la partícula adversativa todavía. Algunos piensan que el estado eterno e inmutable de Dios está aquí en oposición a las aflicciones que David experimentó; 504 pero no puedo suscribir esta opinión. Es más simple y natural ver el lenguaje como significado, que Dios siempre se ha mostrado misericordioso con su pueblo elegido. El tema tratado aquí no es lo que Dios está en el cielo, sino lo que ha demostrado ser hacia los hombres. Se puede preguntar si David, en estas palabras, agrava su queja, al insinuar que es la única persona que no obtiene nada de Dios. ¿o si, al sostener estas palabras como un escudo ante él, repele la tentación con la que fue atacado, exhibiendo a su juicio esta verdad, que Dios es el libertador continuo de su pueblo? Admito que este versículo es una expresión adicional de la grandeza del dolor de David; pero no tengo ninguna duda de que al usar este lenguaje busca de él un remedio contra su desconfianza. Era una tentación peligrosa verse abandonado por Dios; y, en consecuencia, para que al pensar continuamente en ello, no lo alimentara, volvió su mente a la contemplación de las constantes evidencias ofrecidas de la gracia de Dios, de las que podría animarse, con la esperanza de obtener socorro. Por lo tanto, no solo quiso preguntar cómo era que Dios, que siempre había tratado misericordiosamente con su pueblo, debía ahora, olvidando por así su propia naturaleza, dejar a un hombre miserable sin ningún socorro o consuelo; sino que también toma un escudo con el que defenderse de los dardos ardientes de Satanás. Él llama santo a Diosporque continúa siempre como él mismo. Dice que habita las alabanzas de Israel; porque, al mostrar tal liberalidad hacia el pueblo elegido, que les otorga continuamente bendiciones, les proporcionó materia para alabanza y acción de gracias continuas. A menos que Dios nos haga probar su bondad haciéndonos el bien, debemos quedarnos mudos con respecto a la celebración de su alabanza. Como David pertenecía al número de este pueblo elegido, se esfuerza, en oposición a todos los obstáculos que la desconfianza podría sugerir como que se interpone en el camino, por albergar la esperanza de que finalmente se unirá a este cuerpo para cantar junto con ellos las alabanzas de Dios.

4. Nuestros padres confiaron en ti. Aquí el salmista asigna la razón por la que Dios se sienta en medio de las alabanzas de las tribus de Israel. La razón es porque su mano siempre había estado extendida para preservar a su pueblo fiel. David, como acabo de observar, reúne los ejemplos de todas las edades pasadas, para así alentar, fortalecer y persuadirse eficazmente a sí mismo, de que como Dios nunca había desechado a ninguno de su pueblo elegido, también sería uno de los números de aquellos para quienes la liberación está firmemente puesta en la mano de Dios. Por lo tanto, declara expresamente que pertenece a la descendencia de aquellos que habían sido escuchados, insinuando por esto que es un heredero de la misma gracia que habían experimentado. Él tiene un ojo en el pacto por el cual Dios había adoptado la posteridad de Abraham para ser su pueblo peculiar. Sería de poca importancia conocer los diversos casos en los que Dios ha ejercido su misericordia hacia su propio pueblo, a menos que cada uno de nosotros pueda contarse entre ellos, ya que David se incluye a sí mismo en la Iglesia de Dios. Al repetir tres veces que los padres habían obtenido la liberación confiando, no hay duda de que con toda modestia tiene la intención tácita de insinuar que tenía la misma esperanza con la que fueron inspirados, una esperanza que atrae después de ella, como efecto, el cumplimiento de las promesas en nuestro nombre. Para que un hombre pueda obtener aliento de las bendiciones que Dios ha otorgado a sus siervos en tiempos anteriores, debe dirigir su atención a las promesas gratuitas de la palabra de Dios y a la fe que se apoya en ellas. En resumen, para mostrar que esta confianza no era ni fría ni estaba muerta, David nos dice, al mismo tiempo, que clamaron a Dios. Aquel que pretende confiar en Dios, y sin embargo es tan apápido e indiferente bajo sus calamidades que no implora su ayuda, miente vergonzosamente. Por la oración, entonces, se conoce la verdadera fe, como la bondad de un árbol se conoce por su fruto. También debe observarse que Dios no considera correctas otras oraciones, excepto las que proceden de la fe y están acompañadas de ella. Por lo tanto, no es sin razón que David ha puesto la palabra clamar en medio entre estas palabras: Confiaron en ti, confiaron, en el cuarto versículo, y estas palabras: Confiaron en ti, en el quinto versículo.

6. Pero soy un gusano, y no un hombre. David no murmura contra Dios como si Dios hubiera tratado difícilmente con él; pero al lamentar su condición, dice, para inducir más eficazmente a Dios a mostrarle misericordia, que no se le considera tanto como un hombre. Esto, es cierto, parece a primera vista tener una tendencia a desalentar la mente, o más bien a destruir la fe; pero parecerá más claramente de la secuela, que lejos de ser este el caso, David declara lo miserable que es su condición, que por este medio puede alentarse a sí mismo con la esperanza de obtener alivio. Por lo tanto, argumenta que no podría ser sino que Dios extendería finalmente su mano para salvarlo; para salvarlo, digo, que estaba tan severamente afligido y al borde de la desesperación. Si Dios ha tenido compasión de todos los que alguna vez han sido afligidos, aunque afligidos solo en un grado moderado, ¿cómo podría abandonar a su siervo cuando se sumergió en el abismo más bajo de todas las calamidades? Por lo tanto, siempre que estamos abrumados por un gran peso de aflicciones, deberíamos tomar de esto un argumento para animarnos a esperar la liberación, que permitirnos caer en la desesperación. Si Dios ejerció tan severamente a su eminentísimo siervo David, y lo abase tan lejos que no tenía un lugar ni siquiera entre el más despreciado de los hombres, no lo enfermemos, si, siguiendo su ejemplo, somos humillados. Sin embargo, debemos recordar principalmente al Hijo de Dios, en cuya persona sabemos que esto también se cumplió, como Isaías había predicho:

“Es despreciado y rechazado por los hombres; un hombre de dolores, y familiarizado con el dolor y escondimos como nuestros rostros de él; fue despreciado, y no lo estimamos”. (Isa 53:3)

Por estas palabras del profeta estamos provistos de una refutación suficiente de la sutileza frívola de aquellos que han filosofar sobre la palabra gusano, como si David señalara aquí algún misterio singular en la generación de Cristo; mientras que su significado simplemente es que había sido humillado debajo de todos los hombres, y, por así decirlo, aislado del número de seres vivos. El hecho de que el Hijo de Dios se haya permitido ser reducido a tal ignominia, sí, descendió incluso al infierno, está tan lejos de oscurecer, en ningún aspecto, su gloria celestial, que es más bien un espejo brillante del que se refleja su gracia sin precedentes hacia nosotros.

7. Todos los que me ven burlan de mí, etc., 505 Esta es una explicación de la frase anterior. Había dicho que era un objeto de desprecio para el más bajo de los hombres y, por así decirlo, para la basura del pueblo. Ahora nos informa de la ignominia con la que había sido tratado, que no contentos con un lenguaje oprobro, también mostraron su insolencia con su propio gesto, tanto disparando sus labios, 506 como sacudiendo la cabeza. Como las palabras que representamos que expulsan el labio, es, en hebreo, se abren con el labio, 507 algunos las explican como significado de barandilla. Pero este punto de vista no me parece apropiado; porque la letra ב, beth, que significa con, es aquí superflua, como a menudo lo es en hebreo. Por lo tanto, he preferido traducir las palabras originales, que sacan el labio; que es el gesto de aquellos que se burlan abierta e injuriosamente. El lenguaje reprochable que sigue fue mucho más grave cuando alegaron contra él que Dios, a quien abiertamente confesó que era su padre, se le apartó. Sabemos que David, cuando se vio injustamente condenado por el mundo, estaba acostumbrado a apoyarse y consolarse con la seguridad de que, puesto que tenía el testimonio aprobatorio de una buena conciencia, tenía a Dios en el cielo como su guardián, que era capaz de ejecutar venganza sobre sus maldicientes. 508 Pero ahora, todos los que lo vieron le insultaron que con vana arrogancia se había jactado sin fundamento del socorro que recibiría de Dios. ¿Dónde está ese Dios, dicen ellos, en quien se apoyó? ¿Dónde está ese amor en el que confiaba? Satanás no tiene un dardo más mortal para herir las almas de los hombres que cuando se esfuerza por desalojar la esperanza de nuestras mentes, convirtiendo las promesas de Dios en ridículo. Los enemigos de David, sin embargo, no dicen simplemente que sus oraciones fueron en vano, y que el amor de Dios del que se jactaba era falaz; sino que indirectamente lo acusan de ser un hipócrita, en el sentido de que falsamente fingió ser uno de los hijos de Dios, de quien estaba completamente alejado.

Cuán severa debe haber sido esta tentación para David cada uno puede juzgar por su propia experiencia. Pero por el remedio que usó ofreció una prueba de la sinceridad de su confianza: porque si no hubiera tenido a Dios como testigo indudable y aprobador de la sinceridad de su corazón, nunca se habría atrevido a presentarse ante él con esta queja. Por lo tanto, siempre que los hombres nos arrenden de hipocresía, que sea nuestro esfuerzo que la sinceridad interna de nuestros corazones pueda responder por nosotros ante Dios. Y cada vez que Satanás intenta desalojar la fe de nuestras mentes, mordiendo la detracción y la cruel burla, que estas sean nuestras anclas sagradas — para llamar a Dios a testificarlo, y que, contemplando, pueda estar complacido en mostrar su justicia en mantener nuestro derecho, ya que su santo nombre no puede ser marcado con una blasfemia vil que decir que aquellos que ponen su confianza en él están hinchados de confianza vana, y que aquellos que se persuaden a sí mismos de que Dios los ama se engañan a sí mismos con una fantasía sin fundamento. Como el Hijo de Dios fue atacado con la misma arma, es cierto que Satanás no perdonará más a los verdaderos creyentes que son sus miembros que a él. Por lo tanto, deben defenderse de esta consideración, para que aunque los hombres los consideren en una condición desesperada, sin embargo, si se comprometen a Dios tanto a sí mismos como a todos sus asuntos, sus oraciones no serán en vano. Por el verbo, גל, gol, que se traduce para cometer, la naturaleza y la eficacia de la fe se expresan muy bien, que, descansando sobre la providencia de Dios, alivia nuestras mentes de las cargas de los cuidados y problemas con los que se agitan.

Salmo 22:9-11

9. Ciertamente me sacaste del vientre, y me hiciste confiar en los pechos de mi madre. 509 10.Fui arrojado sobre ti 510 desde el vientre; tú eres mi Dios desde el vientre de mi madre. 11. No te apartes de mí, porque la angustia está cerca, y no hay nadie que me ayude.

9. Seguramente tú. David de nuevo aquí levanta una nueva fortaleza, para resistir y repeler las maquinaciones de Satanás. Él enumera brevemente los beneficios que Dios le había otorgado, por los que hacía mucho tiempo que había aprendido que era su padre. Sí, declara que incluso antes de nacer, Dios le había mostrado tal evidencia de su amor paterno, que aunque ahora abrumado por la oscuridad de la muerte, podría aventurarse en buena tierra a esperar la vida de él. Y es el Espíritu Santo quien enseña a los fieles la sabiduría para reunir, cuando son llevados a circunstancias de temor y angustia, las evidencias de la bondad de Dios, para así sostener y fortalecer su fe. Debemos considerarlo como un principio establecido, que como Dios nunca se cansa en el ejercicio de su liberalidad, y como la donación más exuberante no puede agotar sus riquezas, se deduce que, como lo hemos experimentado como un padre desde nuestra más tierna infancia, se mostrará lo mismo hacia nosotros incluso hasta la vejez extrema. Al reconocer que fue tomado del vientre por la mano de Dios, y que Dios le había hecho confiar en los pechos de su madre, el significado es que aunque es por la operación de causas naturales que los bebés vienen al mundo, y son alimentados con la leche de su madre, sin embargo, en ella brilla brillantemente la maravillosa providencia de Dios. Este milagro, es cierto, debido a su ocurrencia ordinaria, es menos tenido en cuenta por nosotros. Pero si la ingratitud no pusiera en nuestros ojos el velo de la estupidez, seríamos violados de admiración en cada parto en el mundo. ¿Qué impide que el niño perezca, por más que pueda, cien veces en su propia corrupción, antes de que llegue el momento de sacarlo a luz, sino que Dios, por su poder secreto e incomprensible, lo mantiene vivo en su tumba? Y después de que es traído al mundo, ya que está sujeto a tantas miserias, y no puede mover un dedo para ayudarse a sí mismo, ¿cómo podría vivir ni siquiera por un solo día, no lo llevó Dios a su seno paterno para nutrirlo y protegerlo? Por lo tanto, se dice con razón que el bebé es arrojado sobre él; porque, a menos que alimente a los pequeños bebés tiernos y cuidó todos los oficios de la enfermera, incluso en el mismo momento de su hijo, están expuestos a cien muertes, por las que serían sofocados en un instante. Finalmente, David concluye que Dios era su Dios. Dios, es cierto, a todas luces, muestra la bondad similar que aquí se celebra incluso a la creación bruta; pero solo a la humanidad se muestra como padre de una manera especial. Y aunque no le da inmediatamente a los bebés el conocimiento de sí mismo, se dice que les da confianza, porque, al mostrar de hecho que cuida de su vida, de alguna manera los seduce a sí mismo; como se dice en otro lugar:

“Da a la bestia su alimento, y a los cuervos que claman” (Sal 147:9).

Puesto que Dios anticipa de esta manera, por su gracia, a los bebés antes de que todavía tengan el uso de la razón, es seguro que nunca decepcionará la esperanza de sus siervos cuando lo pidan e invoquen. Este es el argumento con el que David luchó y se esforzó por superar la tentación.

11. Apártate no muy lejos de mí. Aquí emplea otro argumento para inducir a Dios a mostrarle misericordia, alegando que está dolorosamente presionado y rodeado por la mayor angustia. Sin duda puso ante sus ojos el oficio que las Escrituras atribuyen a Dios de socorrer a los miserables y de estar más listos para ayudarnos cuanto más estamos afligidos. Incluso la desesperación misma, por lo tanto, sirvió como una escalera para elevar su mente al ejercicio de la oración devota y ferviente. De la misma manera, el sentimiento que tenemos de nuestras aflicciones debe excitarnos a refugiarnos bajo las alas de Dios, para que al concedernos su ayuda, pueda mostrar que tiene un profundo interés en nuestro bienestar.

Salmo 22:12-16

12. Toros fuertes me han rodeado; los toros de Basán me han rodeado. 13. Han abierto su boca contra mí, como un león rapaz y rugiente. 14. Soy derramado como agua, y todos mis huesos están desarticulados; mi corazón es como cera; se derrite en medio de mis entrañas. 15. Mi fuerza se ha secado como un tiesto, y mi lengua se ha pegado a mis mandíbulas, y me has llevado al polvo de la muerte. 16. Porque perros me han rodeado; la congregación de los impíos me ha rodeado; me traspasaron las manos y los pies.

12. Toros fuertes me han rodeado. El salmista ahora se queja de la crueldad y la rabia bárbara de sus enemigos; y los compara primero con toros, segundo con leones y tercero con perros. Cuando se enciende la ira de los toros, sabemos lo feroces y terribles que son. El león, también, es una bestia cruel y terrible para la humanidad. Y la audacia ansiosa y feroz con la que los perros, cuando están irritados, se apresuran sobre un hombre para hacerle daño, es bien conocida. En resumen, los enemigos de David eran tan sanguinarios y crueles, que se parecían más a bestias salvajes que a hombres. Él los llama no simplemente toros, sino toros fuertes. En lugar de hacer que la palabra original רבים, rabino, sea fuerte, como lo hemos hecho, algunos la harían muchas: con lo que no puedo estar de acuerdo. David, es cierto, fue atacado por grandes ejércitos de enemigos; pero parece, de la segunda cláusula del versículo, que lo que se describe aquí es su fuerza, y no su número. Allí los llama los toros de Basán; es decir, con esa expresión, toros bien alimentados y, en consecuencia, grandes y fuertes: porque sabemos que la colina de Basán se distinguió por pastos ricos y gordos. 511

14. Me derramo como agua. Hasta ahora nos ha informado que estando rodeado de bestias salvajes, no estaba lejos de la muerte, como si hubiera estado a punto de ser devorado a cada momento. Ahora llora, además de esto, su angustia interna; de la que aprendemos que no era estúpido ni insensible en los peligros. No podría haber sido ningún miedo ordinario lo que lo hizo casi desarticulado, por lo que sus huesos fueron inconexos, y su corazón se derramó como agua. Vemos, entonces, que David no fue golpeado con las olas de aflicción como una roca que no se puede mover, sino que fue agitado por dentro por graves problemas y tentaciones, que, a través de la enfermedad de la carne, nunca habría podido sostener si no hubiera sido ayudado por el poder del Espíritu de Dios. Cómo estos sufrimientos son aplicables a Cristo, te he informado un poco antes. Siendo un hombre real, estaba verdaderamente sujeto a las enfermedades de nuestra carne, solo que sin la mancha del pecado. La pureza perfecta de su naturaleza no extinguió los afectos humanos; solo los reguló, para que no se volvieran pecaminosos a través del exceso. La grandeza de sus dolores, por lo tanto, no podía debilitarlo tanto como para evitar que, incluso en medio de sus sufrimientos más insoportables, se sometiera a la voluntad de Dios, con una mente compuesta y pacífica. Ahora bien, aunque este no es el caso con respecto a nosotros, que tenemos dentro de nosotros afectos turbulentos y desordenados, y que nunca pueden mantenerlos bajo tal restricción que no sean impulsados de aquí para allá por su impetuosidad, sin embargo, siguiendo el ejemplo de David, debemos tener valor; y cuando, a través de nuestra enfermedad, estamos, por así decirlo, casi sin vida, debemos dirigir nuestros gemidos a Dios, rogándole que tenga el placer amablemente de restaurarnos a la fuerza y el vigor. 512

15. Mi fuerza se ha secado. Se refiere al vigor que nos imparte la humedad radical, como lo llaman los médicos. Lo que añade en la siguiente cláusula, Mi lengua se pega a mis mandíbulas, es de la misma importancia. Sabemos que el dolor excesivo no solo consume los espíritus vitales, sino que también seca casi toda la humedad que está en nuestros cuerpos. Luego declara que, como consecuencia de esto, fue juzgado o dedicado al sepulcro: Me has llevado al polvo de la muerte. Con esto insinúa que toda esperanza de vida le fue quitada; y en este sentido Pablo también dice, (2Co 1, 9), que “había recibido la sentencia de muerte en sí mismo”. Pero David aquí habla de sí mismo en un lenguaje hiperbólico, y lo hace para llevarnos más allá de sí mismo a Cristo. El terrible encuentro de nuestro Redentor con la muerte, por el cual fue forzado de su cuerpo sangre en lugar de sudor; su descenso al infierno, por el cual probó la ira de Dios que se debía a los pecadores; y, en resumen, su vaciado a sí mismo, no podía expresarse adecuadamente por ninguna de las formas ordinarias de hablar. Además, David habla de la muerte como aquellos que están en problemas están acostumbrados a hablar de ella, quienes, golpeados por el miedo, no pueden pensar en nada más que en que se vean reducidos al polvo y a la destrucción. Cada vez que las mentes de los santos están rodeadas y oprimidas con esta oscuridad, siempre hay alguna incredulidad mezclada con su ejercicio, lo que les impide que todos emerjan de una vez de ella a la luz de una nueva vida. Pero en Cristo estas dos cosas estaban maravillosamente unidas, a saber, el terror, que procede de un sentido de la maldición de Dios; y la paciencia, que surge de la fe, que tranquilizó todas las emociones mentales, de modo que continuaron en sujeción completa y voluntaria a la autoridad de Dios. Con respecto a nosotros mismos, que no estamos dotados del mismo poder, si en algún momento, al contemplar nada más que destrucción cerca de nosotros, estamos por un tiempo muy consternados, debemos esforzarnos gradualmente por recuperar el valor y elevarnos a la esperanza que da vida a los muertos.

16. Me han perforado las manos y los pies. La palabra original, que hemos traducido que han perforado, es כארי, caari, que literalmente traducido es, como un león. Como todas las Biblias hebreas en este día, sin excepción, tienen esta lectura, habría tenido grandes dudas en apartarme de una lectura que todos apoyan, si no fuera porque el alcance del discurso me obliga a hacerlo, y si no hubiera motivos fuertes para conjeturar que este pasaje ha sido fraudulentamente corrompido por los judíos. Con respecto a la versión de la Septuaginta, no hay duda de que los traductores habían leído en el texto hebreo, כארו, caaru, es decirla letra ו, vau, donde ahora está la letra י, yod. 513 Los judíos hablan mucho de que el sentido literal sea derrocado a propósito y deliberadamente, al traducir la palabra original por haber traspasado: pero para esta acusación no hay color de verdad en absoluto. ¿Qué necesidad había de trivializar tan presuntuosamente en un asunto en el que era totalmente innecesario? Sin embargo, una gran sospecha de falsedad se une a ellos, ya que es el deseo más alto de sus corazones despojar al Jesús crucificado de sus escudos, y despojarlo de su carácter de Mesías y Redentor. Si recibimos esta lectura como ellos quieren que hagamos, el sentido estará envuelto en una oscuridad maravillosa. En primer lugar, será una forma de expresión defectuosa, y para completarla, dicen que es necesario proporcionar el verbo para rodear acosar. Pero, ¿qué quieren decir con acosar las manos y los pies? El acosamiento no pertenece más a estas partes del cuerpo humano que a todo el hombre. Lo absurdo de que se descubra este argumento, recurren a las fábulas más ridículas de las viejas esposas, según su forma habitual, diciendo que el león, cuando se encuentra con cualquier hombre en su camino, hace un círculo con su cola antes de precipitarse sobre su presa: de lo cual es abundantemente evidente que no tienen argumentos para apoyar su punto de vista.

De nuevo, ya que David, en el versículo anterior, ha usado la semejanza de un león, la repetición de él en este versículo sería superflua. Abseño insistir en lo que algunos de nuestros expositores han observado, a saber, que este sustantivo, cuando le ha precedido la letra כ, caph, que significa como, la palabra que denota similitud, tiene comúnmente otros puntos que los que se emplean en este pasaje. Mi objetivo, sin embargo, no está aquí para trabajar para convencer a los judíos que en controversia son en el más alto grado obstinados y obstinados. Sólo tengo la intención de mostrar brevemente cuán perversamente se esfuerzan por desconcertar a los cristianos a causa de la diferente lectura que ocurre en este lugar. Cuando objetan que por el nombramiento de la ley ningún hombre fue sujeto con clavos a una cruz, traicionan en esto su burda ignorancia de la historia, ya que es cierto que los romanos introdujeron muchas de sus propias costumbres y modales en las provincias que habían conquistado. Si objetan que David nunca fue clavado en una cruz, la respuesta es fácil, a saber, que al llorar su condición, ha hecho uso de una similitud, declarando que no estaba menos afligido por sus enemigos que el hombre que está suspendido en una cruz, con las manos y los pies traspasados con clavos. Nos encontraremos un poco después con más del mismo tipo de metáforas.

Salmo 22:17-21

17. Contaré todos mis huesos; me miran y me miran fijamente. 18. Partieron mis vestidos entre ellos, y echaron la suerte sobre mi ropa. 19. ¡No seas tú, oh Jehová! lejos de mí. Oh tú: que eres mi fuerza, apresúrate a ayudarme. 20. Libra mi alma de la espada; mi único 514 de la mano [o poder] del perro. 21. Sálvame de la boca del león, y escúchame desde los cuernos de los unicornios. 515

17. Voy a contar. La palabra hebrea עצמות, atsmoth que significa huesos, se deriva de otra palabra, que significa fuerza; y, por lo tanto, este término se aplica a veces a los amigos, por cuya defensa somos fortalecidos, o a argumentos y razones que son, por así decirlo, los tendones y la fuerza de la defensa de una causa. Algunos, por lo tanto, ponen este significado en el pasaje: – No aprovecharé nada al contar todos mis argumentos en auto-vindicación; porque mis enemigos están totalmente decididos a destruirme por algún medio u otro, ya sea justo o asqueroso, sin tener en cuenta los dictados de la justicia. Otros lo explican así: Aunque debería reunir todas las ayudas que puedan parecer capaces de brindarme ayuda, no me servirían de nada. Pero la exposición que se recibe más generalmente me parece también la más simple y natural, y, por lo tanto, la abrazo más fácilmente. Es esto – que David se queja de que su cuerpo estaba tan delgado y desperdiciado, que los huesos parecían sobresalir de todas partes de él; porque añade inmediatamente después, que sus enemigos se complacieron en verlo en una condición tan lamentable. Así, las dos cláusulas del versículo están bellamente conectadas entre sí. La crueldad de sus enemigos era tan insaciable, que al ver a un miserable hombre desperdiciado de dolor, y mientras anhelaba, se complaceron en alimentar sus ojos con un espectáculo tan triste.

Lo que sigue en el siguiente versículo sobre sus vestiduras es metafórico. Es como si hubiera dicho que todos sus bienes se habían convertido en presa de sus enemigos, así como los conquistadores están acostumbrados a saquear a los vencidos, o a repartir el botín entre sí, echando suertes para determinar la parte que pertenece a cada uno. Comparando sus ornamentos, riquezas y todo lo que poseía, con sus vestiduras, se queja de que, después de haber sido saqueado de ellos, sus enemigos los dividieron entre sí, como tanto botín, acompañados de burla de él; y por esta burla se agravó la villanía de su conducta, en la medida en que triunfaron sobre él, como si hubiera sido un hombre muerto. Los evangelistas citan este lugar al pie de la letra, como decimos, y sin figura; y no hay absurdo en hacerlo. Para enseñarnos con mayor certeza que en este salmo Cristo nos es descrito por el Espíritu de profecía, el Padre celestial tenía la intención de que en la persona de su Hijo se cumplieran visiblemente las cosas que fueron ensombrecidas en David. Mateo, (Mateo 8:16, 17,) al narrar que los paralíticos, los ciegos y los cojos fueron sanados de sus enfermedades, dice que esto se hizo “para que se cumpliese lo que fue dicho por el profeta Isaías, que dijo: Él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras enfermedades”; aunque el profeta, en ese lugar, pone delante de nosotros al Hijo de Dios en el carácter de médico espiritual. Somos extremadamente lentos y atrasados para creer; y no es maravilloso que, a causa de nuestra torpeza de aprehensión, se nos haya dado una demostración del carácter de Cristo, palpable a nuestros sentidos, 516 que podría tener el efecto de despertar la lentitud de nuestros entendimientos.

19. ¡No estés, entonces, lejos de mí, oh Jehová! Debemos tener en cuenta todo lo que David ha relacionado hasta ahora con respecto a sí mismo. Como sus miserias habían alcanzado la máxima altura, y como no vio ni un solo rayo de esperanza para animarlo a esperar la liberación, es un ejemplo maravilloso del poder de la fe, que no solo soportó sus aflicciones pacientemente, sino que del abismo de la desesperación se levantó para invocar a Dios. Por lo tanto, notemos en particular que David no derramó sus lamentaciones pensando que eran en vano, y sin efecto, como las personas que están perplejas a menudo derraman sus gemidos al azar. Las oraciones que añade muestran suficientemente que esperaba un tema como deseaba. Cuando llama a Dios su fuerza, con este epíteto da una prueba más evidente de su fe. No ora de una manera dudosa; pero se promete a sí mismo la ayuda que el ojo del sentido aún no percibió. Por la espada, por la mano del perro, por la boca del león y por los cuernos de los unicornios, insinúa que pronto estuvo expuesto al peligro de muerte, y eso de muchas maneras. De ahí nos reunimos, que aunque se desmayó por completo en sí mismo cuando estaba así rodeado de muerte, continuó fuerte en el Señor, y que el espíritu de vida siempre había sido vigoroso en su corazón. Algunos toman las palabras solo alma, solo vida, como querida preciosa; 517 pero este punto de vista no me parece apropiado. Más bien quiere decir que, en medio de tantas muertes, no encontró ayuda ni socorro en todo el mundo; como en Sal 35:17 las palabras, solo alma, 518 se usan en el mismo sentido para una persona que está sola y sin toda ayuda y socorro. Esto aparecerá más claramente en Sal 25:16, donde David, llamándose a sí mismo pobre y solo, sin duda se queja de que fue completamente privado de amigos y abandonado del mundo entero. Cuando se dice al final del versículo 21: Respóndeme, o: Escúchame desde los cuernos de los unicornios, esta manera hebrea de hablar puede parecer extraña y oscura para nuestros oídos, pero el sentido no es en absoluto ambiguo. La causa solo se pone en lugar del efecto; porque nuestra liberación es la consecuencia o efecto de que Dios nos escuche. Si se pregunta cómo se puede aplicar esto a Cristo, a quien el Padre no libró de la muerte. Respondo, en una palabra, que fue liberado más poderosamente que si Dios le hubiera impedido caer víctima de la muerte, así como es una liberación mucho mayor resucitar de entre los muertos que ser sanado de una enfermedad grave. La muerte, por lo tanto, no impidió que la resurrección de Cristo finalmente dé testimonio de que había sido escuchado.

Salmo 22:22-24

22. Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la asamblea te alabaré. 23. [Diciendo: 519] Vosotros que teméis a Jehová, alabadle; toda la descendencia de Jacob, glorificadle; y temedle, toda la descendencia de Israel. 24. Porque no ha despreciado ni despreciado al pobre, ni ha ocultado de él su rostro; y cuando clamó a él, le oyó.

22. Anunciaré tu nombre. 520 David, al prometer que cuando sea liberado no será ingrato, confirma lo que he dicho anteriormente, que nunca había sido tan abatado por la tentación como para no tener valor para resistirla. ¿Cómo podría estar predisponiéndose, como lo está haciendo aquí, para ofrecer a Dios el sacrificio de acción de gracias, si no hubiera albergado de antemano la esperanza segura de liberación? Si siquiera concedemos que este salmo fue compuesto después de que David hubiera obtenido realmente lo que deseaba, no hay duda de que lo que luego puso en escritura formó las meditaciones y reflexiones que habían pasado por su mente durante el tiempo de sus pesadas aflicciones. Debe notarse particularmente que no es una muestra ordinaria de gratitud lo que promete, sino como Dios requería para bendiciones raras; a saber, que los fieles entren en su santuario, y allí den testimonio solemne de la gracia que habían recibido. El diseño de la acción de gracias pública y solemne es que los fieles puedan emplearse de todas las diversas maneras, en servir y honrar a Dios, y que puedan animarse unos a otros a actuar de la misma manera. Sabemos que el maravilloso poder de Dios brilló en la protección de David; y eso no solo por un milagro, sino por muchos. Por lo tanto, no es maravilloso que se ponga bajo la obligación, por un voto solemne, de hacer una profesión abierta y pública de su piedad y fidelidad hacia Dios. Por sus hermanos se refiere a los israelitas; y les da esta denominación, no solo porque él y ambos descendían de la misma paternidad, sino más bien porque la religión que tenían en común, como vínculo sagrado, los mantenía unidos entre sí por una relación espiritual. El apóstol, (Heb 2:12) al aplicar este versículo a Cristo, argumenta de él que era un partícipe de la misma naturaleza con nosotros, y se unió a nosotros por una verdadera comunión de la carne, ya que nos reconoce como sus hermanos, y garantiza darnos un título tan honorable. Ya he declarado repetidamente (y también es fácil probarlo desde el final de estos salmos) que bajo la figura de David, Cristo ha sido aquí ensombrecido para nosotros. El apóstol, por lo tanto, deduce con justicia de esto que bajo y por el nombre de hermanos, el derecho de alianza fraterna con Cristo nos ha sido confirmado. Esto, sin duda, hasta cierto punto pertenece a toda la humanidad, pero el verdadero disfrute del mismo pertenece propiamente solo a los creyentes genuinos. Por esta razón, Cristo mismo, con su propia boca, limita este título a sus discípulos, diciendo:

“Id a mis hermanos y decidles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, y a mi Dios y vuestro Dios”,
(Joh 20:17.)

Los impíos, por medio de su incredulidad, rompen y disuelven esa relación de la carne, por la que se ha aliado con nosotros, y así se vuelven completamente extraños a él por su propia culpa. Como David, mientras comprendía bajo la palabra hermanos a todos los descendientes de Abraham, inmediatamente después (versículo 23) dirige particularmente su discurso a los verdaderos adoradores de Dios; así Cristo, mientras ha derribado “el muro medio de división” entre judíos y gentiles, y publicado las bendiciones de adopción a todas las naciones, y por lo tanto se exhibió a ellos como un hermano, no retiene en el grado de hermanos a nadie más que verdaderos creyentes.

23. Vosotros que teméis a Jehová. Aquí, de nuevo, el salmista expresa más claramente el fruto de la acción de gracias pública y solemne, de la que he hablado antes, declarando que al participar en este ejercicio, cada hombre en su propio lugar invita y agita a la iglesia con su ejemplo a alabar a Dios. Nos dice que el fin por el que alabará el nombre de Dios en la asamblea pública es animar a sus hermanos a hacer lo mismo. Pero como los hipócritas comúnmente se empujan a la iglesia, y como en el suelo del granero del Señor la paja se mezcla con el trigo, se dirige expresamente a los piadosos y a los que temen a Dios. Los hombres impuros e impíos pueden cantar las alabanzas de Dios con la boca abierta, pero ciertamente, no hacen otra cosa que contaminar y profanar su santo nombre. Era, de hecho, un objeto muy deseable, que los hombres de todas las condiciones en el mundo, de común acuerdo, se unieran en santa melodía al Señor. Pero como la parte principal y más esencial de esta armonía procede de un afecto sincero y puro de corazón, nadie celebrará nunca, de una manera correcta, la gloria de Dios, excepto el hombre que lo adora bajo la influencia del santo temor. David nombra, un poco después, a la descendencia de Jacob e Israel, teniendo una referencia al llamado común del pueblo; y ciertamente, no puso ningún obstáculo en el camino para impedir que incluso todos los hijos de Abraham alaben a Dios de común acuerdo. Pero al ver que muchos de los israelitas eran bastardos y degenerados, distingue a los israelitas verdaderos y sinceros de ellos; y al mismo tiempo muestra que el nombre de Dios no se celebra debidamente, a menos que haya verdadera piedad y el temor interno de Dios. En consecuencia, en su exhortación une de nuevo las alabanzas de Dios y la reverencia hacia él. – Temedle, simiente de Israel, dice; porque todos los rostros hermosos que los hipócritas se ponen en este asunto no son más que pura burla. El temor que recomienda, sin embargo, no es el que asustaría a los fieles de acercarse a Dios, sino el que los llevará verdaderamente humillados a su santuario, como se ha dicho en el quinto salmo. Algunos pueden sorprenderse al encontrar a David dirigiendo una exhortación a alabar a Dios, 521 a aquellos a quienes había elogiado previamente por hacerlo. Pero esto se explica fácilmente, porque incluso los hombres más santos del mundo nunca están tan completamente imbuidos del temor de Dios como para no tener necesidad de ser continuamente incitados a su ejercicio. Por lo tanto, la exhortación no es en absoluto superflua cuando, hablando de aquellos que temen a Dios, los exhorta a estar asombrados de él y a postrarse humildemente ante él.

24. Porque no ha despreciado. Regocíjate en el bien de los demás, y dar gracias en común por el bienestar de los demás, es una rama de esa comunión que debe existir entre el pueblo de Dios, como también enseña Pablo,

“Para que por el regalo que se nos ha otorgado por medio de muchas personas, muchos den gracias por nosotros”.
(2Co 1:11,)

Pero esta declaración de David sirve a otro propósito importante: sirve para animar a cada hombre a esperar que Dios ejerza la misma misericordia hacia sí mismo. Por cierto, se nos enseña a partir de estas palabras que el pueblo de Dios debe soportar sus aflicciones pacientemente, por mucho tiempo que le plazca al Señor mantenerlos en un estado de angustia, para que pueda ayudarlos por fin y prestarles su ayuda cuando sean tan severamente probados.

Salmo 22:25-29

25. Mi alabanza saldrá de ti 522 en la gran asamblea; pagaré mis votos en presencia de los que le temen. 26. Los pobres comerán y se saciarán; alabarán a Jehová los que lo buscan; tu corazón vivirá para siempre. 27. Todos los confines de la tierra se acordarán y se volverán a Jehová, y todas las tribus de las naciones se postrarán delante de él. 28. Porque Jehová es el reino, para que él sea gobernador entre las naciones. 29. Todos los gordos de la tierra comerán y adorarán; todos los que descienden al polvo se inclinarán ante él; y el que no da vida a su propia alma, [o el que no puede mantenerse vivo.]

25. Mi alabanza procederá de ti. No rechazo la otra traducción; pero en mi opinión, la manera hebrea de expresión aquí requiere este sentido: que David tomará el asunto de su canción de alabanza de Dios. En consecuencia, suplico el verbo procederá, fluirá, — Mi alabanza procederá o fluirá de ti; e hizo esta declaración para testificar que debía su liberación enteramente a Dios. Sabemos que hay muchos que, bajo el pretexto de alabar a Dios, proclaman sus propias alabanzas, y las de sus amigos, y dejando a Dios en segundo plano, aprovechan ocasión de una cosa u otra para celebrar sus propios triunfos. El salmista repite lo que había tocado un poco antes, que mostrará las señales de su gratitud de manera pública, para así edificar a los demás. Añade que entre estas señales estará el solemne ejercicio de la piedad ordenado por la ley: pagaré mis votos en presencia de los que le temen. En asuntos importantes, y cuando se les amenazaba con un peligro inminente, era una práctica común entre el pueblo antiguo de Dios hacer una ofrenda de paz, y después de haber obtenido el objeto de su deseo, realizaron su voto. Como David, por lo tanto, pertenecía al número de los santos, se conformó, como se convirtió en él, a esa regulación común y entendida de la Iglesia. Los votos que promete pagar son los que insinúa que había hecho en su extrema angustia, y se prepara para cumplirlos con un corazón noble y alegre, sí, con un corazón lleno de confianza. Ahora, aunque le corresponde realizar este solemne acto de religión en presencia de toda la asamblea sin distinción, confiesa de nuevo que es su deseo que todos los que estén presentes allí para presenciarlo sean los verdaderos adoradores de Dios. Por lo tanto, aunque no esté en nuestro poder limpiar la Iglesia de Dios, es nuestro deber desear su pureza. Los papistas, al arrebatar este pasaje para apoyar sus votos falsos y engañosos, se muestran tan estúpidos y ridículos, que es innecesario gastar mucho tiempo en refutarlos. ¿Qué parecido hay entre estas tonterías infantiles, con las que según su propia imaginación intentan apaciguar a Dios, y este santo testimonio de gratitud, que no solo un verdadero sentido de religión y el temor de Dios sugieren a los padres, sino que Dios mismo ha ordenado y ratificado en su ley? Sí, ¿cómo pueden tener el rostro para igualar sus supersticiones tontas e infames al más precioso de todos los sacrificios: el sacrificio de acción de gracias? así como las Escrituras testifican, que la parte principal del servicio de Dios consiste en esto, que los verdaderos creyentes reconocen pública y solemnemente que él es el autor de todas las cosas buenas.

26. Los pobres comerán. El salmista tiene una referencia a la costumbre que en ese momento prevalecía entre los judíos, de deleitarse con sus sacrificios, como es muy conocido. Él aquí promete esta fiesta, para ejercer y probar su caridad. Y seguramente esa es una ofrenda agradable y aceptable a Dios a la que se unen la compasión y la misericordia. Sin estos, las ceremonias por las que los hombres profesan adorar a Dios, con toda su pompa y magnificencia, se desvanecen en humo. David, sin embargo, no promete simplemente otorgar a los pobres y hambrientos algo para el mero alimento del cuerpo. Declara que serán partícipes de esta fiesta para otro propósito, a saber, que se les administre un asunto de consuelo, que la alegría pueda ser restaurada a sus corazones y florecer de nuevo. Porque vieron en esa fiesta, como en un espejo, la bondad de Dios puesta a todos los que están en aflicción, que podría calmar con maravilloso consuelo el dolor que surge de todas sus calamidades. Por lo tanto, el salmista añade: Alabarán a Jehová los que lo buscan. La abundante comida de la que habían participado debería, sin duda, haberlos incitado a dar gracias a Dios; pero lo que se quiere decir particularmente es alabar a Dios por esa liberación en conmemoración agradecida de la que se ofreció el sacrificio. Esto aparece aún más claramente en la última cláusula del versículo: Tu corazón vivirá para siempre Una comida no podría haber sido suficiente para hacer que sus corazones vivan para siempre. Fue más bien la esperanza que albergaban de tener ayuda preparada de Dios lo que hizo esto; porque todos los fieles consideraron justamente la liberación de este hombre como una liberación obrada para sí mismos en particular. De ahí se deduce que, en las ofrendas de paz, las alabanzas de Dios fueron tan celebradas, como que los fieles genuinos también ejercieron su esperanza en ellos. Además, como hipócritas se contentan con simplemente pasar por la ceremonia desnuda y sin vida, el salmista restringe la correcta realización de este ejercicio a los israelitas verdaderos y santos; Alabarán a Jehová que lo buscan; y buscar a Dios es la marca segura de la piedad genuina. Ahora, si los padres bajo la ley tuvieron su vida espiritual renovada y vigorizada por sus santas fiestas, esta virtud se mostrará mucho más abundantemente en este día en la santa cena de Cristo, siempre que aquellos que vienen a participar de ella busquen al Señor verdaderamente, y con todo su corazón.

27. Todos los confines de la tierra se acordarán. Este pasaje, más allá de toda duda, muestra que David no se detiene en su propia persona, sino que bajo sí mismo, como un tipo, describe al Mesías prometido. Porque incluso entonces, debería haber sido un punto bien conocido, que había sido creado rey por Dios, para que el pueblo pudiera estar unido y disfrutar de una vida feliz bajo una sola cabeza; y esto finalmente se cumplió completamente en Cristo. Admito que el nombre de David era grande y famoso entre las naciones vecinas; pero ¿cuál era el territorio que ocupaban en comparación con todo el mundo? Además, las naciones extranjeras a las que había sometido nunca habían sido convertidas por él a la verdadera adoración de Dios. Esa sumisión forzada y servil, por lo tanto, que las naciones paganas habían sido traídas por la conquista para ceder a un rey terrenal, era muy diferente de la obediencia voluntaria de la verdadera piedad por la cual serían recuperadas de sus miserables andanzas, y reunidas con Dios. Tampoco significa el salmista un cambio ordinario, cuando dice, que las naciones volverán a Dios, después de haberse familiarizado bien con su gracia. Además, al unirlos a la comunión de la santa fiesta, los injerta manifiestamente en el cuerpo de la Iglesia. Algunos explican estas palabras: Recordarán, como significado, que al restaurar la luz de la fe a los gentiles, entonces deben llegar a recordar a Dios, a quien habían olvidado durante un tiempo; 523 pero esto me parece demasiado refinado y lejos del significado. Permito que la conversión o el regreso de cuya mención se menciona aquí, implique que previamente habían sido alienados de Dios por la deserción perversa; pero este recuerdo simplemente significa que los gentiles, despertados por los milagros de señal hechos por Dios, volverían a abrazar la verdadera religión, de la que se habían alejado. Además, se debe observar que la verdadera adoración a Dios procede del conocimiento de él; porque el lenguaje del salmista implica que aquellos vendrán a postrarse ante Dios, en humilde adoración, que se habrán beneficiado tanto en la meditación sobre sus obras, que ya no tendrán más deseo de estallar en su contra.

Este sentido está más plenamente confirmado por la razón 524 que se agrega en el siguiente versículo, (28) El reino es de Jehová, para que pueda gobernar sobre las naciones. Algunos explican estas palabras de la siguiente manera: – No es de extrañar si los gentiles deben ser obligados a rendir honor a Dios, por quien fueron creados, y por cuya mano son gobernados, aunque él no haya entrado en un pacto de vida con ellos. Pero rechazo esto como una interpretación escasa e insatisfactoria. Este pasaje, no tengo ninguna duda, está de acuerdo con muchas otras profecías que representan el trono de Dios tal como está erigido, en el que Cristo puede sentarse para supervisar y gobernar el mundo. Aunque, por lo tanto, la providencia de Dios se extiende al mundo entero, sin que se exceptúe ninguna parte de ella; sin embargo, recordemos que entonces, de hecho, ejerce su autoridad, cuando habiendo disipado la oscuridad de la ignorancia y difundido la luz de su palabra, aparece visible en su trono. Tenemos tal descripción de su reino por el profeta Isaías,

“Él juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos”. (Isa 2:4)

Además, como Dios no había sometido al mundo a sí mismo, antes del momento en que aquellos que antes eran invictos fueron sometidos a una obediencia voluntaria por la predicación del evangelio, podemos concluir que esta conversión se efectuó solo bajo la gestión y el gobierno de Cristo. Si se objeta que el mundo entero nunca se ha convertido, la solución es fácil. Aquí se hace una comparación entre ese notable período en el que Dios de repente se hizo conocido en todas partes, por la predicación del evangelio, y la antigua dispensación, cuando mantuvo el conocimiento de sí mismo encerrado dentro de los límites de Judea. Sabemos que Cristo penetró con una velocidad asombrosa, de este a oeste, como el relámpago, para traer a la Iglesia a los gentiles de todas partes del mundo.

29. Todos los gordos de la tierra comerán y adorarán. Para que no se piense inconsistente que ahora los gordos de la tierra son admitidos como invitados a este banquete, que David parecía haber designado inmediatamente antes solo para los pobres, recordemos que el primer lugar fue dado a los pobres, porque a ellos se les estableció principalmente consuelo en el ejemplo de David. Sin embargo, era necesario, en segundo lugar, que los ricos y los prósperos fueran llamados a la fiesta, para que no se creyera excluidos de la participación de la misma gracia. Es cierto que no están impulsados, por la presión de las calamidades actuales, a buscar consuelo para el dolor, pero necesitan un remedio para evitar que se intoxicen con sus delicias, y para excitarlos más bien para que acudaren su alegría en el cielo. Una vez más, ya que también están sujetos a una variedad de problemas, su abundancia será una maldición para ellos, siempre que mantenga sus mentes en la tierra. La cantidad de la declaración del salmista es que este sacrificio será común tanto a los sanos, lujuriosos y en circunstancias opulentas, como a los delgados, pobres y medio muertos por la falta de comida; para que los primeros, dejando de lado su orgullo, puedan humillarse ante Dios, y que los segundos, aunque sean humillados, puedan elevar sus mentes con gozo espiritual a Dios, el autor de todas las cosas buenas, como Santiago (Stgías 1:910) advierte a ambas clases, con estas palabras: “Que el hermano de bajo grado se regocije en que es exaltado, pero el rico en eso se humilla”. Ahora, si Dios, bajo la ley, unió lo pleno con los hambrientos, los nobles con los malos, los felices con los miserables, mucho más debería suceder esto en la actualidad bajo el evangelio. Por lo tanto, cuando los ricos oigan que se les ofrece alimento en otra parte que en abundancia terrenal, aprendan a usar las cosas buenas externas que Dios les ha otorgado para los propósitos de la vida presente, con tal sobriedad que no puedan disgustarse con el alimento espiritual, o alejarse de él, a través del odio. Mientras se revolquen en su propia suciedad, nunca anhelarán este alimento con un deseo santo; y aunque lo tengan a mano, nunca se complacerán en probarlo. 525 Además, como los gordos deben volverse delgados, para que puedan presentarse a Dios para ser alimentados y nutridos, así David se esfuerza por inspirar a los hambrientos con confianza segura e intrépido, para que su pobreza no les impida venir al banquete. Sí, invita incluso a los muertos a venir a la fiesta, para que los más despreciados, y aquellos que, en la estimación del mundo, son casi como cadáveres putrefactos, puedan ser alentados y envalentonados a presentarse a la santa mesa del Señor. El cambio que el salmista hace en el número, del plural al singular, al final del versículo, oscurece un poco el sentido; pero el significado sin duda es que aquellos que ya parecen estar reducidos al polvo, y cuya restauración de la muerte a la vida está, por así decirlo, desesperada, serán partícipes de la misma gracia con él.

Salmo 22:30-31

30. Su descendencia le servirá, y será registrada para el Señor 526 por una generación. 31.Vendrán y contarán su justicia a un pueblo que nacerá, porque él lo ha hecho.

30. Su descendencia le servirá. Cuanto más exalte la grandeza del beneficio, declara que será de tal carácter que la posteridad nunca lo olvidará. Y muestra cómo se perpetuará, es decir, porque la conversión del mundo, del que ha hablado, no será solo por un corto tiempo, sino que continuará de edad en edad. De ahí que concluimos de nuevo, que lo que aquí se celebra no es una manifestación de la gloria de Dios a las naciones gentiles como procede de un rumor transitorio y desvanecido, sino tal que iluminará al mundo con sus rayos, incluso hasta el final de los tiempos. Por lo tanto, la perpetuidad de la Iglesia se demuestra aquí abundantemente, y en términos muy claros: no es que siempre florezca o continúe en el mismo curso uniforme a través de épocas sucesivas, sino porque Dios, sin querer que su nombre se extinga en el mundo, siempre levantará a algunos sinceramente para dedicarse a su servicio. Debemos recordar que esta semilla, en la que se debía preservar el servicio de Dios, es el fruto de la semilla incorruptible; porque Dios engendra y multiplica su Iglesia solo por medio de su palabra.

La expresión, Ser registrado al Señor durante una generación, se explica de dos maneras. Algunos toman la palabra hebrea דור, dor, para una sucesión de edades, y explican la cláusula de la siguiente manera: Se registrarán al Señor edad tras edad. Otros lo toman por generación, en el sentido en que la palabra natio [nación] se usa en la lengua latina. Como ambos sentidos encajan muy bien, y llegan casi a lo mismo, dejo a mis lectores en libertad para elegir entre ellos. Sin embargo, admito, bastante inclinado a la opinión, que por esta palabra se designa el pueblo elegido de Dios y la nación peculiar, que puede ser considerado como la herencia de Dios. Más aún, como el nombre de Jehová, que expresa la esencia de Dios, no se usa aquí como lo es un poco antes, sino la palabra Adonai, no desapruebo la opinión de aquellos que piensan que Cristo está aquí expresamente investido de autoridad sobre 527 la Iglesia, para que pueda registrar a todos los que den en sus nombres como del lado de Dios su Padre. Y, de hecho, como nuestro Padre celestial ha comprometido a todos sus elegidos a la protección y tutela de su propio Hijo, no reconoce como su pueblo a nadie más que a los que pertenecen al rebaño de Cristo.

31. Vendrán y declararán. El salmista confirma aquí lo que he dicho anteriormente, que ya que los padres transmitirán el conocimiento de este beneficio a sus hijos, como de mano en mano, el nombre de Dios siempre será reconocido. De esto también podemos deducir la verdad adicional, que es solo por la predicación de la gracia de Dios que la Iglesia no perezca. Al mismo tiempo, observemos que el cuidado y la diligencia en la propagación de la verdad divina están aquí ordenado sobre nosotros, para que pueda continuar después de que seamos removidos de este mundo. Como el Espíritu Santo prescribe como un deber que incumbe a todos los fieles ser diligentes en la instrucción de sus hijos, para que siempre haya una generación tras otra para servir a Dios, la lentitud de aquellos que no tienen escrúpulo de conciencia en enterrar el recuerdo de Dios en silencio eterno, un pecado del que aquellos que son virtualmente responsables que descuidan hablar de él a sus hijos, y que por lo tanto no hacen nada para evitar que su nombre perezca por completo, es condenada como que implica la mayor infamia. El término justicia, en este lugar, se refiere a la fidelidad que Dios observa en la preservación de su pueblo, de la que tenemos un ejemplo memorable en la liberación de David. Al defender a su siervo de la violencia y la indignación de los impíos, demostró ser justo. Por lo tanto, podemos aprender lo querido que es nuestro bienestar para Dios, ya que lo combina con la celebración de la alabanza de su propia justicia. Si entonces la justicia de Dios se manifiesta ilustremente en esto, que no nos decepciona de nuestra esperanza, ni nos abandona en peligros, sino que nos defiende y mantiene en perfecta seguridad, no hay más razón para temer que nos abandone en el momento de nuestra necesidad, que hay razón para temer que pueda olvidarse de sí mismo. Sin embargo, debemos recordar que no es por ningún socorro particular otorgado a un individuo, sino por la redención de la raza humana, que la celebración de la alabanza de Dios se requiere de nosotros en este pasaje. En resumen, el Espíritu Santo, por boca de David, nos recomienda la publicación de la resurrección de Cristo. Al final de este salmo, algunos comentaristas resuelven la partícula כי, ki, porque, en el pronombreאשר, asher, que, como si se hubiera dicho, La justicia que ha hecho. Pero la sentencia será más completa si leemos, porque, y explicamos el pasaje de esta manera: Vendrán y declararán su justicia, porque Dios habrá dado prueba, o demostración, de su justicia – habrán proporcionado evidencia por el efecto, o la obra misma, de que él es el guardián fiel de su propio pueblo.

Notas de pie de página

494

“En toutes les sortes qu’il est possible de penser.” — Fr. “En todo lo que sea posible concebir”.

495

Y dicen que este título está precedido del salmo, porque todo se refiere a Cristo, el lucero de la mañana.

496

Aquellos que la hacen fuerza derivan la palabra de איל, eyl, fuerza, y observan que la palabra cognada en el versículo 20, אילותי, eyaluthi, es traducida por la Septuaginta την βοηθειαν μου, mi ayuda fuerza. Por la fuerza de la mañana entienden el amanecer del día.

497

Este es el sentido en el que Lightfoot entiende las palabras.

498

“Mon Dieu, je crie tout le jour”. – Fr. Oh Dios mío, lloro todo el día.

499

“Ce qu il ne pouvoit faire si non en resistant vivement a la aprehension contraire.” — Fr.

500

“Et de faict, il n’estoit point de si petit courage, que pour quelque real leger il hurlast ainsi comme une beste brute.” — Fr. “La palabra original [para rugir] denota correctamente el rugido de un león, y a menudo se aplica al gemido profundo de los hombres en enfermedad. Ver entre otros lugares, Ps. 32:3Sal. 38:9.” — Obispo Mant.

501

“Pour crainte de charger Christ de ce blasme.” — Fr.

502

En hebreo es: “Él se enrolló sobre Dios”. En la versión latina, nuestro autor dice: “Devolvit ad Jehovam”; y en francés, “Il a remis disent-ilsau Seigneur son a l’aime”.

503

Que lo libre, que lo libere. Esta repetición es también la representación adoptada por Street, y está aprobada por Poole. “Lo mismo”, dice Poole, “se repite dos veces, para mostrar tanto la vehemencia de su odio como su confianza en el éxito en su contra”.

504

Como ישב, yashab, no solo significa habitar, sino también permanecer continuar, (ver Sal 102:13), Hammond piensa que este último es el significado aquí, y traduce la palabra: “Pero tú permaneces o sigues siendo santo, oh tú, las alabanzas de, o quién eres las alabanzas de Israel, es decir, el objeto de todas sus alabanzas; o más simplemente, Pero permaneces santo, las alabanzas de Israel”.

505

El obispo Horsley lee estas palabras: “Todos los que me ven insultan [me] con gestos de burla:” y dice: “No puedo traducir el verbo לעג, que por esta perífrasis. El obispo Mant traduce todo el versículo de esta manera:

“Todos los que me ven a matar guiados,
Despóyse de mi malestar estatal;
Rizar el labio, sacudir la cabeza,
Señalan la broma burlona:”

Y observa: “La distinción y el color de la imagen profética aquí son tan sorprendentes para la imaginación, como el tema es doloroso para el corazón”.

506

“Desaltar el labio inferior se considera, en Oriente, una indicación muy fuerte de desprecio. Su empleo se limita principalmente a las órdenes inferiores”. Comentario ilustrado sobre la Biblia.

507

בשפה, besaphah, con el labio.

508

“Qu’il avoit Dieu au ciel pour garent qui s’avoir bien faire la venganza de ses mesdisans.” — Fr.

509

“Qui m’as donne asseurance, lorsque je suchoye les mammelles de ma mere.” — Nota, P. Marg.Es decir, me diste confianza mientras chupaba los pechos de mi madre.

510

“Abandonne entre tes mains.” — Nota, Fr. marg. Es decir, dejado entre tus manos. Poole, aplicando esto a Cristo, dice: “Fui como uno, abandonado por su padre, y arrojado por completo a tu providencia. No tenía padre en la tierra; y mi madre era pobre e indefensa”.

511

“El toro es conocido por ser un animal feroz, y los de Bashan, de sus exuberantes pastos, lo fueron infrecuentemente”. – Dr. Geddes.

512

“Ace qu’il luy plaise nous remettre sus, et nous rendre force et vigueur.” — Fr.

513

Esta palabra ha creado mucha discusión. En la Biblia hebrea, el kethib o lectura textual es,כארי, caari, como un león; el keri, o lectura marginal, es כארו, caaru, “perforaron”, de כרה, carah, para cortar, cavar perforar. Ambas lecturas son compatibles con MSS. Sin embargo, no hay motivo para dudar de que la lectura genuina es, כארו, caaru. Como la Septuaginta aquí lee ωρυξαν, perforaron, los traductores, sin duda, consideraron que la lectura correcta del texto hebreo eraכארו, caaru. La Vulgata, el Siríaco, el Árabe y el Etíope, dan una interpretación similar. Todos los evangelistas también citan y aplican el pasaje a la crucifixión de Cristo. Además, la otra lectura, כארי, caari, como un león, hace que el pasaje sea ininteligible. La versión caldea ha combinado tanto las ideas de perforado como de león, que dice: “Morder, como un león, mis manos y mis pies”. Nuestro autor supone que el texto ha sido corrompido fraudulentamente por los judíos, que han cambiado intencionalmente כארו, caaru, en כארי, caari.Pero no hay necesidad de suponer que ha habido algún fraude en el caso. En el proceso de transcripción, el cambio podría haberse hecho involuntariamente, mediante la sustitución de la letra י, yod, por la letra ו, vau, que casi se asemeja. Walford observa, “que la lectura actual [כארי, caari] es bastante satisfactoria, si se toma como un participio plural en reflexivo, y se traduce, ‘Hondas de mis manos y mis pies'”.

514

“Asgavoir, vie, qui est seule.” — Nota, P. marg. “Es decir, mi vida, que está sola”.

515

“Et me respon, en me sauvant des cornes des licornes.” — Fr. Y respóndeme, salvándome de los cuernos de los Unicornios.

516

“Il nous a este faite une demonstration si grossiere, qu’on la pouvoit taster, au doigt.” — P.“ Se nos ha dado una demostración tan palpable, que podría ser tocada con el dedo.

517

Es decir, mi vida, que es querida y preciosa para mí.

518

“La vie esseulee”. – Fr. “La vida está abandonada o sola”.

519

Desant“. – Fr.

520

La segunda parte del salmo comienza aquí. Hay una transición del lenguaje de la angustia más profunda al de alegría y gratitud exaltadas. El Mesías sufriente aquí contempla los benditos resultados de sus sufrimientos.

521

Es “alabado sea Dios”, tanto en la versión latina como en la francesa; pero el tren de pensamiento parece requerir que sea “temer a Dios”.

522

“Comí laus mea”. – Lat. “Ma louange proviendra de juguete.” — Fr. “Ou, ma louange sera de juguete.” — Ftmarg. “O, mi alabanza será de ti”.

523

Como no se dice lo que deben recordar, algunos comentaristas lo explican así: que recordarán, con penitencia, sus pecados; y, en particular, su idolatría. Otros, para que recuerden la bondad y la misericordia de Dios, por medio de Cristo, a un mundo perdido. Y otros, para que se acuerden de Dios, a quien se habían olvidado, adorando, en lugar de él, madera y piedras. Este último parece ser el punto de vista al que se refiere Calvino.

524

La razón por la que los gentiles se acordarán y se volverán al Señor.

525

“Et encores qu’ils les ayent en main, ils ne pourront prendre plaisir in les savourer.” — Fr.

526

La palabra hebrea aquí es אדני, Adonai.

527

La palabra hebrea Adonai se deriva de un verbo que significa dirigir, gobernar, juzgar; y por lo tanto significa director, gobernante, juez.

Versión original en inglés: https://www.sacred-texts.com/chr/calvin/cc08/cc08027.htm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s