La ruina del orgullo | #CharlesStanley

Uzías: La ruina del orgullo 
Texto: 2 CR 26:16-23 

     Cuando nos apoyamos en nuestras propias fuerzas para combatir el pecado o lograr nuestras metas, aseguramos nuestra derrota. Al fin y al cabo, todo que adquiramos fuera de la voluntad de Dios termina convirtiéndose en cenizas. Un buen ejemplo de este principio fue el rey Uzías de Judá.

     Uzías fue un gran reformador y un guerrero fiero que disfrutó grandes éxitos mientras «persistió en buscar a Dios» (2 Cr 26.5). Este rey habría podido gozar toda una vida de victorias si hubiese mantenido su enfoque en Dios. 

     Tristemente, Uzías volcó su atención en todo lo que había logrado y cayó presa del orgullo. El resultado predecible fue que su conducta se corrompió y le fue infiel al Señor. 

     Este rey se dejó alterar a tal punto por su orgullo que creyó estar por encima de la ley y entró al templo para hacer algo estrictamente prohibido por la Palabra de Dios (Éxodo 30). El Señor hirió a Uzías con lepra por usurpar la labor exclusiva de los sacerdotes y profanar el templo. Ademas, sufrió una muerte trágica a consecuencia de su pecado (2 Cr 26.16-23). 

     El orgullo puede llevarnos a lugares donde no nos compete estar, y destruirnos en cuestión de poco tiempo. Si queremos andar con Dios, debemos escuchar cuando Él nos diga que seamos humildes y le obedezcamos. 
Charles Stanley 
Principios de vida

«El quebrantamiento es el requisito de Dios para que seamos útiles al máximo».

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s