Del Imán al Evangelista #misiones #testimonio .@heartcrymission

Actualización de la misión en el Gran Oriente Medio

Lucas A. Maestro

[ver versión original en inglés aquí: From Imam to Evangelist]

Lucas A.’ recientemente compartió un hermoso testimonio de la fidelidad de Dios en la construcción de su reino en Asia Central y en el llamado a sus hijos a la luz.

El Hombre M.E.
“Me llamo ‘Abu’ y soy de las montañas del norte. Cuando era niño, mi familia quería que me convirtiera en un maestro religioso (Imán) y que ayudara a nuestra gente guiándola por el camino correcto. Estudié Rituales Islámicos (teología) durante 18 años y luego me convertí en un Imán líder de la comunidad. Nuestra área tiene 700 hogares y yo era el líder espiritual, enseñándoles el Corán y guiándoles en las oraciones y en todos los asuntos religiosos. Como no podía llegar a todas las casas, entrené a un grupo de discípulos que me ayudaron a supervisarlos y a realizar todos los asuntos religiosos.

Hace unos 18 meses, la milicia islámica radical llegó y tomó el control de nuestro lugar. Después de un tiempo, me invitaron a discutir algunos rituales. Pero nuestra discusión se convirtió en un debate, y cuando perdieron el debate, empezaron a golpearme muy fuerte y no me pude mover. Algunos de mis amigos me ayudaron a venir a la capital de la provincia para recibir tratamiento médico.

Estaba leyendo la Biblia y comparándola con el Corán, entonces descubrí que la Biblia es mejor que el Corán.

Abu’ – ex Imán
No tenía ningún lugar a donde ir pero escuché que había un hogar donde podía quedarme. Me acerqué a ellos y me quedé un mes, y me sirvieron con alegría y amor. Me lavaron las manos y me preguntaba por qué lo hacía, entonces le pregunté: “¿Por qué me sirves? Ese hombre dijo porque es un seguidor de Jesús. Me sorprendió que el líder de los cristianos esté sirviendo a la gente en vez de que la gente le sirva a él. Era nuevo para mí, porque yo no estaba sirviendo a mi gente como un Imán, sino que la gente me estaba sirviendo a mí. Entonces pedí una Biblia y me la dieron.

Estaba leyendo la Biblia y comparándola con el Corán, entonces descubrí que la Biblia es mejor que el Corán. El amor de los creyentes entre sí tocó mi corazón, y confié en Jesucristo como mi Señor y Salvador. Cuando estuve en necesidad y fui herido por los musulmanes, los cristianos me cuidaron y me ayudaron a comenzar mi vida de nuevo.

El Gran Yo
Regresé a mi casa y compartí las buenas noticias con mi gente, y alrededor de 60 personas entregaron sus vidas a Jesús. Quieren que les ayude y les enseñe a crecer en su fe para que puedan ayudar a otros. Llevé a 5 de ellos a la capital de la provincia para el entrenamiento. Nos divertimos mucho aprendiendo la palabra de Dios, adorando y orando. Ahora quiero entrenar a las otras 60 personas de nuestra área.

Ahora tengo el corazón para compartir el amor de Dios con mi gente y ayudarles a conocer el amor de Dios en Cristo. Esta es la obra del Espíritu Santo y viene de las semillas de muchos que han trabajado, dado sacrificialmente, orado y tomado un gran riesgo para traer el evangelio a mi país. Toda la gloria a Dios”.

Sus oraciones son apreciadas por estos hermanos y hermanas perseguidos!

Autor

Lucas A. Maestro

Publicado originalmente en inglés, ver aquí:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s