De Crisis en Crisis


De crisis en crisis Christopher Shaw

Dondequiera que vamos, llevamos siempre en el cuerpo la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos, pues nosotros, que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús. 2 Corintios 4.10

Un veterano pastor, con muchos años de trayectoria ministerial, hace poco compartió la siguiente observación: «un líder siempre se encuentra en crisis. Puede que esté saliendo de una, o que esté inmerso en una, o que esté entrando en una, pero siempre está en crisis». Al reflexionar sobre casi veinticinco años de experiencia ministerial me doy cuenta cuán acertada ha sido esta descripción. Durante una gran parte de este tiempo me he encontrado haciéndole frente a las dificultades de la más variada intensidad y naturaleza. Tengo certeza, por el testimonio de muchos colegas, que mi experiencia no es única. La trayectoria de las grandes figuras en la historia del pueblo de Dios añade aún mayor peso a esta observación: un líder siempre se encuentra en crisis.

Se torna esencial, por lo tanto, saber cómo sobrellevar las crisis, si deseamos que las mismas no provoquen la devastación de nuestros recursos espirituales. Un paso importante en este proceso es reconocer que la crisis en la vida del líder es normal. El apóstol Pablo indica, en el texto de hoy, que llevaba en su cuerpo la permanente manifestación de la muerte de Cristo. Sin entrar en los detalles de las particulares experiencias a las que se referiría, sabemos que esto implicaba la constante manifestación de la puja entre la vida y la muerte. De hecho, la crisis no sería crisis si no movilizara, dentro de nosotros, actitudes y respuestas que deben ser sometidas a la soberanía de Dios. Si bien la crisis puede tener sus orígenes en un evento externo a nosotros, su manifestación más intensa siempre es en los ámbitos del hombre interior. La experiencia de Jesús en Getsemaní nos provee el ejemplo más claro de esto.

Las crisis, no obstante, con frecuencia nos golpean con una fuerza inusitada porque no podemos reconciliar su manifestación con los propósitos de Dios para nuestra vida. «¿Cómo puede ser que nos esté pasando esto?» exclamamos, como si fuera, precisamente, algo anormal. Esta falta de aceptación produce más dolor que la prueba misma.

Por otro lado, nos será de mucha ayuda tener siempre presente la segunda parte de la declaración de Pablo: nuestra experiencia de muerte permite la expresión de la vida de Cristo en nosotros. De modo que podemos ver a la crisis como el medio más apropiado para que la plenitud del poder de Dios se manifieste en nuestras vidas. Si reconocemos que, en nuestro estado natural «no hay quien busque a Dios» (Ro 3.11), podremos ver que el medio más eficaz que tiene a su disposición para producir en nosotros una dependencia santa es, precisamente, la crisis. En tiempos de crisis, un líder tiene dos caminos a recorrer: se desanima y desiste de su cometido o se presenta delante del trono de gracia para que el Señor le otorgue la ayuda que precisa. No cabe duda que las crisis son desagradables, mas pueden ser de un inestimable valor en la vida de un líder.

Para pensar:

«Amados, no os sorprendáis del fuego de la prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciera» (1 P 4.12).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s