No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal

IMG_3032-0

No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
— Romanos‬ ‭6‬:‭12-13‬


El creyente, como miembro del nuevo reino, no debe ofrecerle ninguna ayuda al viejo rey (Satanas, el pecado, la muerte) ni a su reino. Seguimos siendo esclavos, pero ahora, tenemos un nuevo dueño. Pablo continua la personificación del pecado como un rey (con un reino y súbditos) que procura extender su dominio. Existe una guerra espiritual entre estos dos reinos. Debemos entregarnos como instrumentos para ser usados en esta guerra a favor del Rey justo. Ser complice del enemigo es traicion.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s