¡Hijo del diablo! [Incluye video]

Desde hace días quería compartirle algunas cosas que aprendí en mi estudio personal.  Aquí se las dejo.

“Aunque la palabra “mago” no tenía en principio una connotación pecaminosa o malévola, más adelante se empleó para describir a toda clase de practicantes y tentadores en el ocultismo. Este mago en particular utilizaba sus conocimientos para fines malignos.  La palabra (Gr. Mágo) también puede referirse a un conocedor de astronomía, como en Mateo 2:1, 7,16, o a un adivino fraudulento.

En Hechos 8:9-25 vemos a un “Simón el mago” quien manifestó una fe totalmente egoísta y no debería considerarse autentica (Juan 8:23,24).

Para “Simón el mago” era un acto externo mediante el cual podía obtener el poder que veía manifestado en Felipe.  También este poder le permitía mantener la comunicación con su antigua audiencia” (*1)

Pero, el caso que me ocupa no es el de Simón.  Solo quería aclarar lo que era considerado un mago en esos días.

El asunto del que quiero compartirles es el de Elimas (mago y falso profeta de Hechos 13:1-12.4) y el procónsul.
Veamos primero los versos 6-7:

“Después de haber recorrido toda la isla hasta Pafos, encontraron a cierto mago, un falso profeta judío llamado Barjesús, que estaba con el procónsul Sergio Paulo, hombre inteligente. Este hizo venir a Bernabé y a Saulo, y deseaba oír la palabra de Dios”

Ahora, imaginemos a este procónsul, quien era un hombre inteligente, que posiblemente escuchaba a todo el mundo, entre ellos a Elimas (mago y falso profeta). Estando a la merced de éste ¿Qué cosa no habrá escuchado? ¿Qué mentira o chantaje no le habría hecho?
Pero me gusta lo que dice en el verso 7 “Este (el procónsul) llamando a Bernabé y a Saulo, deseaba oír la palabra de Dios”.

Este hombre importante que había sido bombardeado con falsas enseñanzas por parte de Elimas “deseaba oír la palabra de Dios”. ¡Que enseñanza tan profunda en tan pocas palabras!  ¿Cuántas personas no están en estas mismas condiciones?  Saben que son engañados y quieren seguir a sus pseudo-profetas de la prosperidad, de la auto-estima y de la palabra de fe.

Ellos están conscientes que tuercen las Escrituras, que extorsionan, pero quieren seguir ahí, en su zona de confort.  Quieren “sentirse bien”. No quieren usar la razón, el intelecto (puesto por Dios) y ver las cosas bíblicamente.

Este hombre “Deseaba oír la Palabra de Dios”. Y cuando esto ocurre y es genuino, Dios responde. Lo hizo con Martín Lutero, lo hizo con este procónsul, lo ha hecho con otros y !lo puede hacer por ti!

Pero este hombre no se quedó en el mero deseo; él llamó a Bernabé y a Saulo (Pablo) porque deseaba oír la Palabra de Dios. Es muy posible que este procónsul fue movido a curiosidad y como los hermanos de Berea, quiso indagar por sí mismo las cosas que decían de “esos que trastornan al mundo”.

Elimas, como todo falso maestro “se le oponía” intentando apartar de la fe al procónsul.
¿No les resulta esto conocido?  Usted navega en la red y se dará cuenta que los falsos profetas, acusan de falsos a quienes enseñan la verdad (¡que ironía!).  Y esto puede confundir, si uno no emite juicios bíblicos, juzgando con la Palabra de Dios.  A Jesús lo acusaron de falso maestro y era el Mesías.

Esto se va poniendo mejor cuando el apóstol Pablo aparece en escena y sin medir palabras enfrenta a este engañador con su pecado.  Hay tiempo para ser amable y tiempo para confrontar.

Y así (como Jesús confrontaba, sin ser políticamente correcto) Pablo también embiste a Elimas con unas palabras muy fuertes; emitiendo un juicio (se vale juzgar bíblicamente.  No siempre es un “No juzguéis porque…bla, bla, bla”).  Estas fueron las palabras del apóstol:

“Entonces Saulo, llamado también Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando la mirada en él, dijo: Tú, hijo del diablo, que estás lleno de todo engaño y fraude, enemigo de toda justicia, ¿no cesarás de torcer los caminos rectos del Señor? [Hechos 13:10-11]

Ahora, he aquí, la mano del Señor está sobre ti; te quedarás ciego y no verás el sol por algún tiempo. Al instante niebla y oscuridad cayeron sobre él, e iba buscando quien lo guiara de la mano”

¡Qué palabras tan y tan fuertes!  Hoy en día lo despedirían de una iglesia y lo acusarían de intolerante y falto de amor.

No en todas las historias que describe la Biblia, todo termina con un final propio de Hollywood o de no-verlas latinas.  Pero este final es precioso, mejor no pudo ser:

“Entonces el procónsul, cuando vio lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Señor” [Hechos 13:12].

Esas últimas palabras son imperdibles… “Creyó maravillado a causa de la doctrina del Señor”.

Amigo si usted está siguiendo a estos falsos profetas [ya sea por costumbre o porque no se había percatado – Es posible pero difícil con tanta información y advertencias-] Es tiempo de hacer un alto pues si usted (como el procónsul) “Desea oír la palabra de Dios no adulterada”; usted entonces debe actuar, como lo hizo el procónsul.  Busque ayuda, clame, anhele la verdad. No le siga el juego a estos engañadores, profetas Mickey Mouse y de la lámpara de Aladino.

Video Re-subido de esta entrada: Apóstoles serpientes, generación de víboras, Dionny Báez

Estudio personal

Citas bíblicas: Biblia de las Américas.

Los énfasis por Lumbrera

Comentario (1) Biblia de Estudio MacArthur

Otras entradas que pueden ser de su interés:  Falsos Maestros

One comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s