El adulterio y la sensualidad en el vestir

vestir.jpg

El adulterio y la sensualidad en el vestir
Por Miguel Linares

“Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”. Mt. 5:27-28.

Es indudable que el centro de atención de estas palabras de Jesús está dirigido al varón, y que el peso de la enseñanza contenida en ellas recae mayormente sobre los hombres, y que es a nosotros a quienes se señala como responsables de codiciar y adulterar. No obstante eso, podemos afirmar sin reservas que la mujer no juega un papel enteramente pasivo en el caso que el Señor Jesucristo está planteando en este pasaje.

El espíritu de la Ley.
Es probable que hasta el momento en que el Señor pronunció estas palabras, los maestros judíos creían, y así enseñaban a los hombres, que el adulterio se limitara al hecho meramente externo de tener relaciones sexuales con una mujer que no era la propia. Sin embargo, el Señor Jesucristo, en lo que hoy conocemos como el Sermón del Monte, expone delante de ellos, y de nosotros, el verdadero espíritu del séptimo mandamiento, y nos transporta más allá de nuestra carne; nos lleva al plano de nuestros pensamientos e intenciones del corazón, aspectos que juegan un papel determinante en la correcta obediencia de este mandamiento.

Dicho de otra manera, el adulterio tiene dos caras: Una externa, física; y otra interna, espiritual. Siendo el lado espiritual e interno el lugar (si se le puede llamar así) donde se origina el pecado que, dependiendo de ciertos factores y circunstancias, puede llegar a ser una realidad en el plano físico. En otras palabras, un hombre puede llegar al adulterio sin tan siquiera haber tocado un solo milímetro de la piel de una mujer. Más aún, puede serlo durante toda su vida. Su vista en combinación con su mente y voluntad, son suficientes para encender sus pasiones pecaminosas y convertirlo en un adúltero.

Sin embargo, a pesar de que el Señor le salió al frente a la deficiente enseñanza de los fariseos en relación al adulterio, y presentó el aspecto intangible de este pecado, al día de hoy no son pocos los cristianos, hombres y mujeres, que ignoramos el poder que una mirada tiene para activar en la mente la concupiscencia y la lascivia. Y más que nunca en la historia, por causa de la sensualidad imperante en el vestir femenino, nosotros debemos reforzar nuestras defensas, pues cada día son mayores las posibilidades de que cualquier cristiano llene sus ojos de adulterio (2Pe. 2:14).

Relación entre el adulterio y la sensualidad femenina
Por eso consideramos imperioso tratar de entender la naturaleza del pecado de adulterio y su relación con la sensualidad femenina en el vestir, pues conociendo esto, tanto hombres como mujeres cristianos, tendremos a nuestra disposición un arma más para combatirlo.

En el texto que sirve de base a este artículo, podemos observar cuatro aspectos de sumo interés para la comprensión de la naturaleza del adulterio. En primer lugar, se debe observar el hecho de que el Señor dirige su advertencia primariamente a los hombres. Esto no significa que las mujeres queden exentas, pero es obvio que por la constitución misma de la naturaleza masculina, somos los más propensos al adulterio. En segundo lugar, debemos advertir el papel protagónico que juegan los ojos y la mente en relación con este pecado. En tercer lugar, no debe pasar desapercibido el objeto que se mira y que luego se codicia, y que puede resultar ser el agente externo que conduzca al adulterio. En cuarto lugar, se debe notar que el adulterio primariamente se gesta y se comete en la mente humana, y luego, como ya dijimos anteriormente, dependiendo de un sinnúmero de factores y circunstancias, puede llegar al aspecto carnal de este pecado.

El objetivo del Señor en este pasaje fue el de proveer a los súbditos de Su reino un correcto entendimiento de la naturaleza y esencia del adulterio, con la finalidad de librar sus almas de una falsa moral. Él tenía delante una gran multitud de hombres que muy probablemente nunca le habían puesto un dedo encima a otra mujer que no fuera su esposa, pero que sin embargo tenían sus mentes llenas de deseos pecaminosos, no por una, sino quizás por muchas otras mujeres. En la medida en que todo hombre cristiano sea más consciente de su propensión natural hacia el adulterio, de su naturaleza y origen, estará más apercibido del potencial del pecado, y podrá defender más apropiadamente su santidad.

El proceso del adulterio en el varón.
Habiendo aclarado esto, debemos dar un paso más y hablar brevemente del proceso del adulterio. El Señor dice que puede iniciarse con una mirada. La mirada que puede llevar al adulterio no es aquella que resulta del simple acto de ver; sino que, según el verbo griego usado por el Señor en el texto, es aquella que resulta de una contemplación especial, de un discernimiento cuidadoso de aquello que se mira. Y es bueno aclarar que esto no quiere decir que se necesite de mucho tiempo, es algo que toma unos breves segundos. Pero si esa mirada nos llevará a pecar o no, es algo que se determina en el plano de la mente. Si el que mira es inconverso, es decir, alguien dominado y controlado por el diablo y el pecado, espiritualmente muerto, irremediablemente pecará. Si el que mira es un cristiano, es decir, alguien a quien Cristo ha dado vida espiritual, y que es gobernado y controlado por el Espíritu Santo, se producirá un choque entre el deseo de la carne y el espíritu (Romanos 7).

Tan pronto como nuestros ojos son impactados, el asunto pasa a la mente, quien es la que descodifica lo contemplado por los ojos, y la que activa la imaginación y pone en funcionamiento la concupiscencia. En este momento ya la mente y el corazón del varón han sido atrapados por el pecado de adulterio. Pero si el encuentro fue casual, es decir, la mujer es una desconocida, y no se dan las condiciones para entablar algún tipo de relación, es muy probable que todo quede en el nivel mínimo de la codicia, y por tanto el hombre no sea movido a tomar ningún tipo de acción. Pero no sucede igual si la mujer que atrapa el corazón lascivo de un hombre está tan cerca como el vecindario, la universidad, el trabajo, etc. En estos casos las posibilidades de que la codicia, que no es otra cosa que un deseo intenso por lo que pertenece a otro, nos lleve a fraguar un plan para tratar de obtener lo que deseamos con pasión, son mucho más altas. Esto puede desembocar en el acto físico del adulterio.

Así que, todo hombre debe conocer cuál es el grado o medida de su debilidad, de modo que pueda tomar las debidas precauciones, cuando se enfrenta a un mundo donde cada día la mujer se viste de manera más sensual. Hoy, como nunca antes en la historia humana, el cuerpo de la mujer es “vestido” para que actúe como un poderoso imán ante la mirada de los hombres. Cada día millones de mujeres en el mundo se visten expresa y deliberadamente para atraer la mirada de los hombres a varias partes específicas de sus cuerpos. Los diseñadores de modas conocen muy bien la naturaleza masculina y femenina, y sus diseños para la ropa femenina, desde la interior hasta la exterior, están dirigidos a resaltar aquellas partes de la anatomía femenina que atraen poderosamente la mirada de los hombres. Cosas que parecen tan sencillas e ingenuas como un jean que tiene una parte desteñida, en verdad tienen la finalidad de resaltar y llamar la atención de otras partes, para producir un efecto en el varón. Y ni siquiera hemos mencionado el impacto e importancia que la desnudez, parcial o velada, tiene en esto de la sensualidad en el vestir femenino.

Así que, todo hombre cristiano de hoy, conociendo el papel protagónico que juegan los ojos en el proceso del adulterio, debe seguir el ejemplo de Job, y hacer un pacto con sus ojos para no mirar codiciosamente (Job 31:1), además de desarrollar el hábito de hacer su ojo bueno, de esa manera contribuirá activamente a controlar la codicia en su corazón, que, entre otras cosas, le puede llevar al adulterio (Mt. 6:22-23).

Pero, en aras de ser bíblicamente balanceados, creo que es correcto señalar, que las palabras del Señor también aclaran que no toda mirada es codiciosa, es decir, no todo el que mira a una mujer llega necesariamente a codiciarla. Dios hizo todas las cosas hermosas, y dio al ser humano la capacidad de apreciar la hermosura de su creación. Y una de las cosas que Dios puso en el hombre fue la capacidad de apreciar la hermosura y belleza del sexo opuesto. Es la presencia del pecado en nuestros miembros, lo que puede llevarnos a transformar lo bueno en malo.

El protagonismo de la mujer.
Ahora bien, el mandamiento a no adulterar, por ser más proclive en los hombres, casi siempre es tratado teniendo al varón como foco primario de atención. Pero en esta ocasión queremos acercarnos a este mandamiento tomando como punto de partida el agente externo, el objeto que se contempla y que se codicia, y que puede llevar a un hombre a cometer el pecado de adulterio. Nos referimos a la mujer. Y de manera específica nos referimos a la mujer cristiana. Toda cristiana debe saber de que será objeto de la mirada de los hombres. Sea que esté en las calles, en la universidad, en el trabajo, como en la iglesia. Y su figura impactará por igual en los ojos de hombres impíos como de hombres piadosos.

La mujer cristiana que no tiene en cuenta que debe cuidar y vigilar su vestido, podría ser usada por el diablo como carnada para atrapar primariamente la vista del varón, y posteriormente moverlo a la codicia. Ella no debe ser ni ignorante ni indiferente a esta debilidad masculina. Como guarda responsable de su hermano, debe cuidar su vestido para que no resulte piedra de tropiezo que hace caer. Lo que queremos enfatizar es el hecho de que si bien es cierto que el varón debe cuidar donde pone su mirada, no es menos cierto que la mujer debe cuidar de no mostrarse como fruto de tentación para el varón. Es una responsabilidad compartida. Si la mujer hace tropezar al varón, por causa de un vestir descuidado o no piadoso, él será responsable de su pecado, pero a ella “mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar” (Mr. 9:42).

No estamos descargando la responsabilidad masculina, sino más bien balanceándola, pues conocemos la facilidad con que la mente del varón es atrapada y desviada hacia la lascivia, pero también sabemos que esto se puede magnificar con un poco de ayuda de parte de la mujer, y a eso es precisamente a lo que queremos salirle al frente.

A toda hermana amada que lea estas notas, quisiera preguntarle, ¿qué es lo que quieres proyectar hacia los hombres que te miren, sean estos creyentes o no? ¿Tu cuerpo o tu piedad? ¿Qué quieres que quede en la mente de los hombres que te miren, sobre todo en los cristianos? ¿Tu figura tentadora o tu piedad atrayente? Mi amada hermana, quisiera que notaras en los versículos que siguen al texto que nos sirve de base, es decir, Mt. 5:29-30, la radicalidad de las medidas que el Señor aconseja a los hombres. En un lenguaje que claramente es figurado, y que jamás debe tomarse como literal, Él les ordena mutilarse: Saca tu ojo derecho; corta tu mano derecha. ¿Sugiere tu forma de vestir que un cristiano tenga que prácticamente optar por este tipo de medidas? Por otro lado, es curioso que el siguiente tema que el Señor trata en Su sermón, sea precisamente el divorcio. ¿Estará pasando por la mente de algún hermano casado la idea de divorciarse, sólo por el hecho de mirarte? ¿Estarás tú provocando en él tales pensamientos sólo por la forma en que te vistes?

En estos últimos tiempos un porcentaje considerable de mujeres cristianas minimizan los pecados que resultan de un vestir sensual. Si tomáramos como ejemplo a una hermana que labora como secretaria en una empresa secular, ella será muy celosa y fiel en no mentir, aun corriendo el riesgo de ser despedida; y no tendrá muchos problemas en apegarse al hecho de que “es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hch. 5:29). Pero quizás no tenga la misma actitud al momento de vestir un pantalón de talle bajo con una blusa corta; o un jean más ajustado de lo debido; o cualquier otra prenda que revele o insinúe los contornos de su cuerpo.

Quisiera concluir este artículo, dirigiendo la mente del lector a Ro. 12:1-2: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Si eres un hombre cristiano, presenta tus ojos y tu mente a Dios en sacrificio vivo, y no cedas a la tentación de una mirada. Si eres una mujer cristiana, presenta tu cuerpo a Dios, en sacrificio santo, y no te conformes a la moda sensualmente perversa de este siglo. Amén.

Fuente: Radio Eternidad

Otro artículo relacionada:  La desfachatez en el vestir 

About these ads

19 comentarios en “El adulterio y la sensualidad en el vestir

  1. hola soy Andrea colombiana y gracias a Dios por pastores como los que escriben estos mensajes que hacen enterder cual es la forma de vestir de una mujer gracis y que Dios les bendiga

  2. Dios le bendiga hermana.
    Sin santidad nadie verà al Señor: Santidad significa separaciòn, ¿separaciòn de que? de los deseos del mundo. Y no quiero decir cn esto que la mujer cristiana andarà descuidada en su aspecto, hay ropa elegante pero sobria, pero sabemos que todos proyectamos lo que llevamos dentro, todo lo reflejaremos con nuestra conducta, pero si hoy no vemos en muchas iglesias estas cualidades, no es por la palabra sino que hay quienes pervierten el evangelio, pues escrito esta, hay un siervo (pastor) sensato y un siervo (pastor) malo Mateo 24, que dice en su corazòn MI SEÑOR TARDA EN VENIR… que no enseña estas cosas, que no separa a los miembros de los deseos del mundo, y el que se hace amigo del mundo se hace enemigo de Dios, porque asì como es el pastor son las ovejas o por lo menos la MAYORIA porque yo escapè con mi familia de uno de esos CLUBES.
    Dios te bendiga varona Cristo viene por una novia decente, pura sin mancha, que representa dignamente el reino de los cielos como embajadora de Cristo. Si la iglesia no produce SANTOS fracasò.

    Una vez màs Dios te bendiga.

  3. Buenos días Dolly DTB. Veo que pusiste tu panel de comentarios al estilo Noticias 24 jejeje :-D

    Tiempo que no entraba aquí, he abandonado el ambiente bloguero (aparte que también me tomé un paréntesis porque mi vida ha cambiado de ritmo, me
    casé recientemente y cayó el asueto de Semana Santa) y me he ido más a los foros.

    Actualmente estoy participando en los foros de la página Noticiero Digital (http://www.noticierodigital.com), ultimamente han abierto muchos temas a la discusión sobre temas de fe, pero allí es un poco dificil por las tormentas de ideas que se presentan, pero es una excelente oportunidad de predicar el Evangelio.

    Un tema algido dentro de la Iglesia, que ha dado pie a las mil y un interpretaciones y/o controversias, pero que denota que hasta en las cosas que se ven más pequeñas Dios tiene un orden. Voy a leerlo con detenimiento porque tiene cosas que me llaman la atención y me interesan.

    Nos leemos. Cuidate.

  4. primeramente paz de cristo.

    pues me parece muy bien, pero me gustaria que hablaras un poquito mas acerca de estos temas ejemplo de porque las mujeres deben de usar velos, porque no deben de usar pantalones y porque no debn de pintarse las canas cuando Dios se las da como una corona porque existen congregaciones donde se permite andar como el mundo y lo unico que te poiden es que le des a Dios solamente el corazon y te dicen que lo que hagas con tu cuerpo no importa puedes fornicar, puedes adulterar, puedes ir a las discos, puedes tomar cerveza muchos temas que han ehado a perder a la iglesia protestante yque por ese motivo no muchas de esas iglesias no prosperan a pesar de que el espiritu santo los visite y si los visita es porque hay personas que verdaderamente se entregan no solo de corazon si no con alma cuerpo y corazon aun asi siguen siendo pobres,tal vez tengan mega iglesias pero aun asi no hay gran uncion en ellas, como en las iglesias que verdaderamente se guardan.

    tambien me gustaria que hablaras sobre el espiritu santo el privilegio de poder hablar en otras lenguas siento que muchas personas que visitan tu blog no tienen ni idea de que es eso o no han tenido el privilegio de hablar con dios
    bueno es todo creo que me extendi y dige que cosas que aqui no van pero pues de hace rato se lo queria comentar.
    Dios la bendiga y la siga usando.

  5. Ricardo,

    gracias por tu comentario.

    Hola Carlos!

    Pasaré a darle una visita a ese sitio.

    Eliu,

    Me encantaría ayudarte, pero como puedes notar, no soy la autora del artículo y honestamento, lo del velo lo desconozco.

    Bendiciones a todos!

  6. Dolly, eso es verdad tenemos que ser cristianos en todos los lugares pues el nombre de Cristo y su verdad es que comprometemos cuando no nos comprtamos al la altura de Cristo.

  7. Muy bueno el post. Durante la historia se nos ha exortado unicamente a los hombres sobre el deseo hacia la mujer ajena, y pregunto que hombre no ha experimentado eso (Solo Jesucristo – Que fue encontrado sin pecado), pero aparte de eso en la actualidad la mujer tiene mucho que ver con relacion ha este tema, lo que mas indigna que el tema no va dirigido a las personas no cristianas sino al contrario, esta dirigido a personas que asisten a una congregacion, el dia de ayer lei un reportaje en el periodico hacerca del gran campo que ha tomado el evangelio aglosajon, y me dio risa ver como una artista nacional, decia “Como hijos de Dios debemos cuidarnos y vernos lo mejor posible, al final Dios no ve la ropo sino el corazon, aparte de que muchos nacemos con eso a lo que llaman sensualidad, tenemos cuerpos sensuales y no es culpa nuestra” De cuando aca la sensualidad se trae de nacimiento. Epa yo pense que es algo que se aprende, pues total asi estamos, los grandes SIERVOS DE DIOS vistiendo a la moda, les invito a ver un video e youtube se llama evangelismo sexy :0. Muchas gracias por el post, bastante interesante. Dios les bendiga.

  8. Me gustaría saber si ustedes podrían darme más información, artículos y links acerca de este tema tan importante. Espero su respuesta.
    Gracias.

  9. es un ariticulo muy bueno y sin desperdicios. deberian leerlo todas las mujeres cristianas para corregir a otras y corregirse asimismas en caso de buscar la sensualidad en el vestir. toda critica al mismo surge por un desconocimiento de aquellas cosas que son secundarias, temporales, culturales o esenciales. todo esta muy claro

    • hermano, tambien los hombres deberian correjirse a si mismos, porque ustedes tambien andan exibiendose con esos pantalones que se les marca todo el paquete. eso no hace pecar a las damas cristianas?

  10. bendiciones a todos
    Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”. Mt. 5:27-28.
    el texto biblico tomado para esta enseñanza es calro de ahi que tengamos que buscarle la quinta pata para echarle la culpa a las mujeres de la forma de vestirse uuumh no le veo de parte de Dios
    por que primero dice: yo os digo que cualquiera que MIRA a una MUJER para codiciarla, ya adulteró con ella EN SU CORAZON”
    dice el que mira a una mujer, no la ropa sexy de la mujer sino a la mujer, puede ser que la mujer este con vestimenta sexy o toda tapada yo que se pero el problema no es ese
    El problemas es el corazon del que esta mirando por que dice ya adulteró con ella EN SU CORAZON” dice con ella no por ella o por la ropa sexy que traia; dice adultero con ella en su corazon
    Hello¡ lo hizo el no ella por que su corazon no es tan cristiano como piensas, es mas por mas tapada que este una mujer cuando es hermosa el hombre va a codiciarla y no es culpa de ella es del corazon sucion y lacivios de los que se dicen llamr cristianos y en sus actos no lo son.
    Hermano no busque excusas para su corazon pecaminoso por que estamos en el mundo y vivimos en el pero no somos de el ni tampoco nos quedaremos en el

  11. EY EY EY EY, PARALO AHI PARALO AHI, PRIMERAMENTE YO AMO A DIOS Y LUEGO A TI O AL MISMO TIEMPO, COMO QUIERAS; PERO DE ALLI QUE TE PARCIALICES POR UNO O POR OTRO, ESO CREO QUE ESTA DESVIADO. POR ESO ES QUE TE DIGO HERMANO/A QUE TODOS SOMOS CULPABLES DE LA CAIDA DEL OTRO, SI NO HACEMOS NADA POR LEVANTARLO, NO PODEMOS ACUSAR DE QUE SI TU, DE QUE SI YO, POR QUE CON LA MISMA VARAS QUE MIDAS TE VOLVERAN A MEDIR. SI TU TIENES COMIDA EN TU CASA Y EN LA DE TU PROJIMO NO HAY POR ESTAR EN CRISIS, TU ESTAS PECANDO AL NO DARLE. SI DIOS TE DICE QUE ADULTERAS AL MIRAR A UNA MUJER CON CODICIA, TAMBIEN DEBERIAS PENSAR QUE SI VES VARIAS CON LA MISMA IDEA TAMBIEN SERIA ADULTERIO, PERO TAMBIEN PENSARIAS QUE SI ESAS MUJERES ANDAN SEXY, ESTARIAN PECANDO, YA QUE SON PIEDRAS DE TROPIEZO. AH, PERO SI ESAS HIJAS DE DIOS ANDAN DECENTEMENTE, MODESTAMENTE, YO PENSARIA QUE SON MUY HONESTAS, AUNQUE NO LO SEAN, NO LO SE, CADA QUIEN LO SABE, NO ME TOCA JUZGAR, PERO CREO QUE ES ALGO PARECIDO A SER SACRIFICIO VIVO PARA DIOS.

  12. Bueno, eso de que la Biblia habla mas acerca de como debe vestir la mujer que el hombre, NO TIENE NADA QUE VER CON LA SILUETA, es verdad que las mujeres somos muy hermosas, pero tambien los hombres tienen su hermosura; yo lo que creo es que LA MENTE SUCIA de la persona es la que la hace pecar cuando ve a una mujer o a un hombre, y por supuesto, la manera en que este vestida.

    Herman@s para nadie es un secreto que los hombres, muchos, y aun cristianos, usan unos pantalones donde se les marca todo el paquete, y no conforme con eso, se sientan con las piernas abiertas exhibiendolo, eso me parece una falta de respeto y una indecencia, y no solo eso, muchos cristianos, tienen una obsesion con sacar musculos y lucir sus pectorales, hermanos, asi como la mujer debe ser modesta, tambien el varon, porque esos varones cristianos que andan con unos jeans bien ajustados y una camiseta provocativa, hara que muchas mujeres no cristianas o cristianas recien convertidas o debiles los codicien.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s